CrónicasEn voz altaFeaturedIntegridad territorial

El reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sahara, elemento « pacificador » que permite avanzar más allá del statu quo (IPSE)

Elemento "pacificador"

 

El reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sahara es un elemento “pacificador” que permite avanzar más allá del statu quo que impide la resolución de un conflicto desestabilizador para la región euro mediterránea, afirma Emmanuel Dupuy, presidente del Institut Prospective et Sécurité en Europe (IPSE), un think tank especializado en temas geopolíticos y geoestratégicos, con sede en París.

“El reconocimiento de la soberanía de Marruecos sobre el Sahara es un elemento pacificador en el verdadero sentido del término. Permite ir más allá del statu quo y más allá de la posición que la comunidad internacional, incluida Francia, reconoce con el acuerdo de alto el fuego de 1991 y la solución de autonomía propuesta por Marruecos en 2007”, argumenta el geo politólogo en una entrevista con la MAP en vísperas de una conferencia virtual sobre el tema “La amenaza del Polisario para la región euro mediterránea: una responsabilidad innegable de Argelia”, organizada conjuntamente por el IPSE y el Instituto Mandela.

Actualmente, se está produciendo una “nueva dinámica poderosa” en torno a la cuestión del Sahara, afirma el presidente del IPSE, también secretario nacional Les Centristes, creyendo que Francia y la Unión Europea también deben ser parte de esta dinámica que tanto involucra a más de veinte países.

“No menos de 25 representaciones diplomáticas (consulados u oficinas de interés económico), se han posicionado en el Sahara, de países que obviamente entienden que la dinámica Norte-Sur y Sur-Sur y la transversalidad euro-africana pasan por este corredor, a lo largo de la vía férrea donde se va a construir el oleoducto transafricano que va de Lagos a Tánger y de facto traer petróleo de una manera más segura, más regular y menos perturbada ”, detalló.

Según el científico geopolítico, una pacificación de la región es « obviamente en el interés de todos », afirmando que el desarrollo de la subregión de África Occidental y su unidad con el establecimiento de una moneda común, son tantos « Pilares que se apilan para crear un espacio real de intercambio, además acelerado por el establecimiento efectivo de la zona de libre comercio continental africano desde principios de año”.

A esto se puede sumar el gran interés de esta zona a nivel económico sabiendo que “es en la zona de África Occidental, 16ª potencia económica donde se ubica la zona económica más estable y consistente, lo que le otorga un poder que le permite influir en las relaciones internacionales”, continuó.

Para ser más pragmático, el geo politólogo considera que “el primer paso, para Francia y Europa, sería seguir la dinámica diplomática que se está creando en las provincias del sur, ya sea en Dakhla o El Aaiún, y apoyarla, como lo han hecho los estadounidenses entendido y hecho muy bien, con el establecimiento de estructuras económicas”.

Recordó, en este contexto, la firma de dos acuerdos económicos entre Marruecos y EE. UU., “Acuerdos sustentados en el establecimiento de la estructura de corporación financiera y de desarrollo de Estados Unidos Internacional con el objetivo de hacer de Marruecos la primera etapa de un cohete que subyace a un proyecto ampliamente promovido por los estadounidenses, en particular Prosper Africa, que es realmente la puerta de entrada a los intereses económicos en África Occidental”.

Según el geo politólogo, “el estancamiento del conflicto (del Sahara) y la lasitud internacional van de la mano con la necesidad de avanzar y encontrar soluciones innovadoras”, afirmando que “Marruecos, desde este punto de vista, está particularmente bien dotado de la estrategia nacional de desarrollo humano (INDH) que sitúa el capital humano como factor integrador de todas las poblaciones marroquíes y del avanzado proceso de regionalización que permite la Constitución de julio de 2011”.

Esta política permitirá una mayor participación en los procesos de toma de decisiones de los actores locales y por tanto el reconocimiento de los poderes de autonomía territorial, en este caso con esta noción de la iniciativa marroquí para la negociación de un estatuto de autonomía para la región del Sahara que es “ una buena base para trabajar ”.

Dupuy también dijo que confiaba en que « encontraremos una solución al conflicto del Sahara que consume mucha energía diplomática y muchos medios financieros ».

“Si bien en todas partes estamos pensando en procesos de descentralización, procesos de mayor integración de áreas periféricas, creo muy profundamente que si desarrollamos regiones que aún no están suficientemente desarrolladas, sería la mejor respuesta a factores de malestar.

Evocando la posición de Argelia sobre el conflicto del Sahara, y sus recientes provocaciones hacia Marruecos, Emmanuel Dupuy cree que el régimen argelino “necesita estar en una lógica de estrategia de tensión para no tener que gestionar problemas internos, mientras que el Hirak, movimiento de protesta política y social, se está reanudando con más vigor”.

Actualmente, analiza el geo politólogo, “hay una temporalidad argelina que es un tanto particular: el poder argelino ha vacilado y sigue vacilando con la caída del presidente Bouteflika, el establecimiento del Hirak que entró en su 2º año el pasado mes de febrero, demandas de los argelinos que siempre son las mismas, es decir, la lucha contra la corrupción, el nepotismo”. Además, la situación actual ha suscitado indicios de una agenda político-militar. A ello se suma “una reforma constitucional que estipula (artículo 20) la posibilidad de que las fuerzas armadas argelinas realicen operaciones fuera del territorio nacional”, además del “consiguiente refuerzo de las fuerzas armadas argelinas en la frontera con Marruecos y en particular alrededor del área donde se encuentran los campamentos de refugiados, tan cerca de la zona de amortiguamiento”. Todos estos elementos “no van en la dirección de estabilizar la situación”, advierte el presidente del IPSE.

Subrayó, en este contexto, que “el cuestionamiento de Argelia de lo que fue una especie de modus-vivendi, parte del mismo deseo de crear una nueva agenda que, a grandes rasgos, pretende mostrar a la comunidad internacional que la región del Sahara es tan inestable como la región del Sah el”.

“Es además esta posición la que vende en Washington la poderosa red de cabilderos argelinos, en particular en el Congreso”, afirma el geo politólogo, asegurando que “existe actualmente en Washington como en el resto de Bruselas un intento real de incidir a través de acciones de influencia”, concluye el geo politólogo.

Con MAP/ Atlasinfo.fr

 

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page