Cronica desde TindufFeatured

El Ridículo del Polisario ante la ascensión de Marruecos en la ONU

Perder el norte

Mi identidad no importa, solo mi mensaje. Mi hermana ha vuelto a Marruecos tras meses de hospitalización en Nuakchot, pero el resto de mi familia sigue en los campamentos del Polisario en Tinduf, olvidados por la “solidaridad” internacional y los “derechos humanos”.

Lo que es el refugiado Al Ghali Al Mostafa Assayid

El frente separatista y su mentor Argelia buscan excusas torpes tras la derrota en la presidencia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

En un intento desesperado por justificar su fracaso en asegurar la presidencia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la « genial » estrategia del Polisario y su patrocinador Argelia es culpar a la política, la geopolítica y cualquier cosa que puedan imaginar. Según ellos, el respaldo a la candidatura de Marruecos se basó en « criterios políticos y geopolíticos, no en derechos humanos ».

Mientras el Polisario se esfuerza por encontrar explicaciones para sus derrotas monumentales, esta vez culpan a la presión de « poderes influyentes » por sus vínculos con Palestina. ¡Por supuesto, la conspiración está en todas partes, incluso en la elección de un país para presidir un consejo de derechos humanos!

En un acto de malabarismo retórico, el representante del Polisario en Ginebra afirmó que el fracaso de Pretoria se debió a « presiones » ejercidas por aquellos que desean evitar su ascenso, ¡porque obviamente, el mundo conspira contra ellos!

En medio de sus constantes intentos de justificar sus fracasos, el Polisario parece haber olvidado cualquier vergüenza, utilizando las luchas legítimas de otros pueblos, como el palestino, para encubrir sus propias derrotas y, al mismo tiempo, intentar desacreditar el papel de Marruecos en la arena internacional.

Los polisaristas, junto al régimen gerontocrático militar argelino, han experimentado un nivel de « shock » sin precedentes, que les hará despertar de un sueño que les hace ver conspiraciones en cada esquina y en cada derrota. Quizás este golpe de realidad les obligue a abandonar sus ensoñaciones psicopatológicas y a reconocer que el mundo no gira en torno a sus delirios separatistas. La elección de Marruecos para presidir el Consejo de Derechos Humanos de la ONU no es un complot, es simplemente un reconocimiento internacional de la posición del Reino como un actor serio y comprometido con la promoción de los derechos fundamentales.

Es hora de que los polisaristas abandonen su retórica vacía y acepten que, en la arena internacional, la diplomacia y la legitimidad hablan más alto que las teorías de conspiración y las fantasías separatistas.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page