Cronica desde TindufFeatured

El Sahara, el PSOE y los demàs

Cierto Felipe Gonzalez

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Un amigo español, asiduo visitante de estos tristes campamentos G.E sobreviviente de aquél partido comunista de España y de Izquierda Unida de Anguita me decía hace unos días que “aquí no hay ni pueblo ni Estado. Hay Ghali y los suyos. El resto son el pretexto o el decorado”.

G.E es un buen conocedor de esta estafa separatista. Era íntimo amigo y, a menudo, fiable consultor del difunto Mohamed Abdelaziz y al preguntarle lo que sigue haciendo aquí contesta: “Tengo negocios y una inversión millonaria que quiero recuperar”.

G.E. como todos los españoles “aliados” del Polisario son asimismo sus socios y sus artes económicas en España. “Algunas tendencias políticas en España fueron impulsadas por petro-dinares argelinos”.

El aliado y socio del Polisario sabe mucho de cuando IU era aliado electoral y electoralista del PSOE: “Antes de acceder al poder en España, el PSOE conocía el Sahara a través de las tesis argelinas, pero una vez en la Moncloa y con acceso a los archivos sobre la cuestión, Felipe González conoció la verdad y lo que es aun trascendental en la posición del PSOE, sobre el tema: la dio a conocer a todos los miembros de la dirección de su partido. De donde el giro de 180 grados del PSOE respecto al tema.

G.E afirma y reafirma que lo mismo ha pasado con el PP y Rajoy “que Aznar era el peor ciego y el peor sordo en torno al Sahara”.

 

Show More

Related Articles

Close
Close