Cronica desde Tinduf

El Sahara, España y América Latina: agonia de una impostura

 Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Desde la llega a la Moncloa de Pedro Sánchez el 1 de junio tras la votación de una moción de censura contra su predecesor conservador Mariano Rajoy, gracias en parte al apoyo de los “yeyés”  de la izquierda de pandereta Podemos, el Polisario agarrado por Argelia comenzaron a establecer estrategias y a definir horizontes.
Aquí en los horizontes el tono había recuperado todas las fanfarronadas de antaño. No obstante, las posteriores declaraciones del propio nuevo presidente del gobierno español, de su ministro de exteriores y no hace mucho del rey Felipe VI han eclipsado total y literalmente los perversos sueños del Polisario.
“No allí nada cambia con Marruecos” se quejaba discretamente uno de los caciques del Polisario en la Wilaya de Smara.
No obstante, habida cuenta de mi experiencia en el “círculo diplomático” polisarista, con el advenimiento del nuevo gobierno en España y un nuevo paso de Podemos y no Podemos, urgía que Marruecos, a través de su embajada en Madrid, se movilizara con el considerable potencial en el tejido social español y en la sociedad civil española para contrarrestar eventuales desvíos o pinchazos para con las relaciones con Marruecos y sus sagradas causas nacionales.
No. Podemos decir qure nada de esto ha ocurrido. Lo mismo en América Latina donde los sucesivos y, cada vez, más evidentes y espectaculares éxitos diplomáticos marroquíes han provocado un estado de histeria y de rabia entre los embajadores argelinos en los países de América Latina y sus domésticos del Polisario.
Argelia ha “reforzado” sus embajadas en estos países y el Polisario se queda sin gran protagonismo después de la serie de continuos reveses y derrotas.
Las embajadas de Marruecos en Chile y Perú han demostrado una gran plus valía en la defensa de las adquisiciones de los últimos años.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page