América LatinaFeatured

EL TIAR Y VENEZUELA  (El Tratado de Asistencia Recíproca está en discusión una vez más)

OPINIÓN Dr. Mario H. Concha Vergara Ph.D., Director (Primer Presidente) del Centro de Estudios del Magreb Para las Américas.

La crisis de Venezuela aparentemente no tiene salida; a veces se piensa que será como Zimbabue, es decir una dictadura de por vida del dictador aunque el octogenario Robert Mugabe fue derrocado en 2017 por su ejército y, al menos, fue libertador de su país antes de entronizarse como despiadado dictador. Maduro, quien de hecho fue nombrado por Hugo Chávez como sucesor, lleva 6 años en el poder al ser “reelegido” mediante una fraudulenta elección en la cual no participó la oposición democrática de Venezuela.

En América, se han creado varias instituciones internacionales como el Grupo de Lima aparte de los existentes como la OEA y la Corte Interamericana de Justicia, que han tratado de hacer que el dictador Maduro recapacite y llame a elecciones libres y éste no lo ha hecho. Por otro lado más de una cincuentena de países democráticos del mundo, entre los que se encuentra la Unión Europea y Marruecos, también han pedido al dictador que devuelva la democracia a su país y éste no los escucha.

La Alta Comisionada de Derechos Humanos la Dra. Michelle Bachelet, ex Presidenta de Chile, ha denunciado, en lo que va de este año, dos veces al gobierno madurista por sus más de 7 mil crímenes de lesa humanidad, por la hambruna que ha desatado en Venezuela, las torturas a sus opositores o a quienes se sospecha que lo sean, el quiebre de la educación pública y privada, la falta de insumos sanitarios que hace que no funcionen ni los hospitales, ni clínicas públicos o privados, el gran desempleo, etcétera.

Ahora Maduro ha rechazado “el informe Bachelet”, como él y sus adláteres le llaman y, para distraer la atención pública de los venezolanos que van quedando en el país pues unos 5 millones han emigrado, envió a 100 mil soldados a los 2 mil kilómetros de fronteras con Colombia, fuertemente armados, incluyendo misiles rusos de gran alcance, para decirle a su pueblo que los colombianos han tratado de asesinarlo. Por otro lado, no irá a la reunión de la ONU pues, se dice, teme que sus propios militares lo saquen del poder.

Como nada de lo anterior ha funcionado, los países americanos miembros del Tratado de Asistencia Recíproca, más conocido por sus siglas en inglés TIAR, han invocado este texto heredado de la Guerra Fría para legitimar una intervención militar en contra de Venezuela que más bien hay que entenderla en contra de la dictadura. Ante esto hay países que se oponen a usar la fuerza, entre ellos Chile y Perú. Pero, los venezolanos sufrientes y sobrevivientes están, de acuerdo a encuestas, totalmente de acuerdo con una intervención.

Los países americanos signatarios del TIAR son 19 y éstos fueron convocados hace dos semanas a reunirse durante la segunda quincena de este mes de septiembre para tratar el “impacto desestabilizador” de Venezuela en la región, el texto de la citación plantea dos alternativas claras las cuales van desde medidas que van desde “la ruptura de las relaciones diplomáticas hasta el empleo de la fuerza armada”.

Por otra parte, el miércoles, 11 de septiembre la OEA en sesión del Consejo Permanente, doce signatarios reconocidos del TIAR votaron a favor de la activación del órgano de consulta: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, República Dominicana y Venezuela. Costa Rica, Panamá, Perú, Trinidad y Tobago y Uruguay se abstuvieron, en tanto estuvieron ausentes Bahamas y Cuba, este último un miembro no activo de la OEA que nunca se retiró del TIAR. En 2015 Venezuela concretó su retiro, pero en julio de este año la Asamblea Nacional venezolana liderada por el opositor Juan Guaidó, quien fue nombrado Presidente interino y que busca la salida de Maduro realizando nuevas elecciones pues se considera ilegítimo el mandato de Maduro, aprobó el regreso del país al TIAR, una decisión anulada por la Suprema Corte afín al oficialismo la cual también es considerada ilegítima. “México se retiró del TIAR en 2004, en tanto en 2012 lo hicieron Bolivia, Ecuador, Nicaragua, en ese momento bajo gobiernos de izquierda, denunciándolo como un instrumento de influencia estadounidense en la región”.

El TIAR,  fue invocado unas veinte veces desde su firma, pero nunca fue aplicado. Argentina, por ejemplo,  lo invocó en 1982 durante la guerra de las Malvinas contra el Reino Unido, pero Estados Unidos eligió apoyar a su tradicional aliado en Europa. En otras palabras, el TIAR realmente nunca ha servido para nada y el caso con Argentina demuestra que ese acuerdo ha sido letra muerta.

Guillaume Long, investigador asociado del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas de París y Canciller Ecuatoriano en 2016 y 2017. Ha dicho que “El hecho de que nunca haya sido aplicado (el TIAR) es una señal de debilidad más que de fuerza para invocarlo en el caso de Venezuela. Muestra la división de América Latina”, y el investigador plantea que: “esto muestra que los países latinoamericanos no tienen verdaderamente el deseo de un conflicto militar en su región”, sacudida ya por los más de 4 millones de venezolanos que abandonaron su país desde 2016, según la ONU.

¿Qué pasaría si realmente se aplicara el TIAR en contra de Venezuela, país que busca enérgicamente una confrontación con su vecino Colombia lo cual daría pie para la aplicación del tratado? ¿Cuántos muertos civiles serían la consecuencia de una intervención militar en gran escala pues Venezuela es uno de los países mejor armados de Latinoamérica? Soldados rusos (se dice que superan los mil), cubanos que se calcula son unos 40 mil, un centenar de chinos, algunos iraníes, son los apoyos militares que tiene Venezuela y no se sabe cómo actuarían ellos. Por el momento, Chile que tiene las mejores Fuerzas Armadas del subcontinente ya ha dicho que se opone a una intervención armada; pero ¿lo haría Estados Unidos, Argentina, Colombia, Brasil, Canadá?

La situación obviamente no es muy clara. Lo claro de este asunto es que el pueblo venezolano sigue sufriendo, sigue huyendo y la dictadura hace mutis por el foro. El asunto es ¿hasta dónde podría llegar esto? ¿Será Venezuela una nueva Cuba, o una nueva Zimbabue? ¿Cómo reaccionarán los gobiernos de Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador y Perú que no estaban preparados para recibir una gran marea de miles de migrantes venezolanos, lo cual  les significa problemas sociales inmensos pues han copado hospitales, educación, empleos, etcétera. Esperemos que la dictadura, repudiada por casi todo el mundo, decida renunciar y no seguir asesinando a sus connacionales.

e-mail: conchamh@gmail.com

.

.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page