En 2018 se espera el lanzamiento del tren de Alta Velocidad entre Tánger y Casablanca Mokhtar Gharbi.-Redacción de Tánger

0

Infomarruecos/Conacentomarroqui

El tren de alta velocidad de Marruecos entrará en servicio como muy tarde en 2018 con la conclusión de la línea entre Tánger y Casablanca, el núcleo económico del país. Será el primero de África, ya se están preparando para sus primeras pruebas dentro de unos días, que será un viaje entre Tánger y  Kenitra.

   La infraestructura ferroviaria permitirá, según sus promotores, unir ambas ciudades en algo más de dos horas, en lugar de las casi cinco horas que tarda un tren en hacerlo en la actualidad, por medio de un proyecto cuyo coste se estima en más de 20 mil millones de dírhams (1.860 millones de euros).

   Se trata del proyecto ferroviario más grande de todo el continente africano.

   Desde hace un año, los convoyes llegados a Marruecos y adquiridos en Francia están circulando en las vías ya trazadas para poner a prueba las distintas componentes del circuito.

  Las pruebas consisten en verificar las condiciones óptimas de velocidad, la calidad del frenado o la captación de la corriente eléctrica, entre otras cosas, con el fin de corregir eventuales fallos y garantizar así su óptima puesta en servicio.

   Según declaraciones del director general de la Oficina Nacional de Ferrocarriles, los sitios, las líneas y las  infraestructuras ya son preparados por un total de 85 por ciento.

   Entre las características de esta línea ferroviaria del tren de alta velocidad, enlazar Tánger y Casablanca, como dos polos de la economía nacional, Casablanca con sus ejes atlánticos y Tánger como un polo ascendente y prometedor con su posición mundial sobre las dos orillas del mediterráneo, además de Seguir el ritmo del aumento cada vez mayor del transporte ferroviario de los pasajeros y las mercancías sobre el eje de las dos ciudades, Tánger y Casablanca, partiendo del puerto Tánger Med, que vive un creciente desarrollo en la zona mediterránea.

   Cabe señalar que los trabajos de este gran proyecto ferroviario fueron lanzados por el rey Mohamed VI, acompañado del expresidente francés Sarkozy en el año 2011 después de que varios países y instituciones mundiales presentaron su apoyo financiero para realizarlo.