FeaturedIntegridad territorial

En la ONU, España inflige un amargo desaire al polisario

ONU (Nueva York) – Map

Fue en el recinto muy solemne de la Asamblea general de las Naciones Unidas donde el presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, infligió un desaire más, de los más amargos, al polisario y a sus mentores. 

El camino hacia una solución “política, justa, duradera y mutuamente aceptable” del conflicto artificial sobre el Sáhara marroquí pasa exclusivamente por la ONU, afirmó Sánchez ante los jefes de Estado, Gobierno y delegaciones de los 193 Estados reunidos en Nueva York.

Además de defender la “centralidad” de la Organización internacional en el tratamiento de esta cuestión, España no hizo tampoco, por primera vez, ninguna referencia a la celebración de algún referéndum para solucionar este diferendo.

Desde hace mucho tiempo, esta opción obsoleta, “irrealista e irrealizable”, incluso según la ONU, fue definitivamente enterrada a favor de una solución política, negociada y mutuamente aceptable. 

La declaración solemne de Sánchez en la tribuna de la Asamblea general se alinea con la vía del derecho y de la razón: la solución se logra mediante el proceso político bajo los auspicios de la ONU.

En voz alta y clara, Madrid confirma, a su vez, que la opción de un referéndum en el Sáhara es definitivamente enterrada.

España se suma así a la posición ampliamente defendida por la comunidad internacional: la solución de la cuestión del Sáhara sólo puede ser política, mutuamente aceptable y negociada sobre la base del realismo y del espíritu de compromiso y la preeminencia de la Iniciativa Marroquí de Autonomía.

El Consejo de Seguridad, único órgano habilitado para deliberar sobre esta cuestión según la Carta de la ONU, saludó constantemente la seriedad y la credibilidad de esta iniciativa. 

Al mismo tiempo que considera que la descolonización del Sáhara terminó con su recuperación en 1975 y que el principio de la autodeterminación no se aplica en ningún caso a esta situación, Marruecos sigue firmemente comprometido para resolver definitivamente este diferendo regional mediante el proceso político bajo los auspicios de la ONU.

Show More

Related Articles

Close
Close