Buenas tardes MarruecosFeatured

En su último informe, Amnistía Internacional sigue el mismo enfoque basado en « conclusiones arbitrarias » (Autoridades marroquíes)

Posturas preconcibidas

 

Rabat – Las autoridades marroquíes subrayaron que en su informe de 2018 sobre los derechos humanos en la región MENA, Amnistía Internacional (AI) mantuvo el mismo enfoque basado en « conclusiones arbitrarias », que carecen de objetividad, al referirse a casos aislados y presentarlos como si fueran una regla general y limitarse a repetir alegaciones, rumores e informaciones falsas.

Las autoridades marroquíes señalaron también que en la parte dedicada al Reino en este informe, la organización hace caso omiso de los notables desarrollos positivos y presenta algunos hechos ambiguos como si fueran realidades tangibles.

En cuanto a la libertad de expresión, lo que contuvo el informe de la organización sobre las penas de prisión de diferentes duraciones contra periodistas y defensores de los derechos humanos por haber expresado su opinión de manera pacífica en Internet queda una evaluación arbitraria y abusiva, dado que las personas concernidas y cuyo número es limitado fueron condenadas por delitos de derecho común como la incitación al terrorismo y la violación, además de delitos cuya condición de periodista no permite inmunizar a los autores contra el enjuiciamiento.

Las autoridades marroquíes precisan que las sentencias dictadas en estos casos fueron de tribunales que gozan de la independencia total, y añaden que la mayoría de estos casos citados en el informe son objeto de recurso ante las instancias judiciales superiores, que son la única parte habilitada para decidir.

En cuanto a la libertad de asociación, el informe no prestó ninguna atención ni al amplio tejido asociativo nacional, con más de 140.000 asociaciones, ni al número de sus actividades en todo el país, y se centró únicamente en casos aislados de prohibición que tienen contextos y causas.

La misma fuente expresó su sorpresa en cuanto a la cuestión de las restricciones relacionadas con la creación y la adhesión a asociaciones citadas en el informe, lo que no es el caso del ejercicio de la acción asociativa en Marruecos.

Las « restricciones » citadas en el informe sobre la entrada a Marruecos de organizaciones internacionales para llevar a cabo investigaciones sobre la situación de los derechos humanos no son sino procedimientos ordinarios que no atentan contra la libertad de las asociaciones para ejercer sus actividades de conformidad con la ley, subraya la misma fuente, señalando, a este respecto, que la organización por la sección de Amnistía Internacional en Marruecos de un encuentro para presentar este informe sin ninguna restricción testimonia sin duda alguna la apertura del Reino y el grado de libertad en el ejercicio de la acción asociativa.

En cuanto a la libertad de reunión, Amnistía Internacional trató de atentar contra la cuestión de los derechos humanos a nivel nacional refiriéndose a dos casos de lo que llamó uso excesivo de la fuerza, lo que constituye una excepción y no una norma que fija el grado de libertad de reunión en Marruecos, sobre todo que no se dictó ninguna pena de prisión contra los manifestantes pacíficos, como fue mencionado en el informe, y que se trata, al contrario, de prácticas y actos contrarios a la ley.

Además, las alegaciones de tortura y juicios injustos citadas en el informe, que indica, también, que los tribunales utilizaron como prueba de cargo declaraciones supuestamente obtenidas bajo tortura, socavan la credibilidad de la organización, que no pudo aportar ningún criterio o indicio que le permita llegar a esta conclusión, sobre todo que los juicios citados en el informe no fueron objeto de ninguna observación por parte de AI y que estos casos se encuentran todavía ante los tribunales, que son el único poder habilitado para garantizar la equidad para los litigantes.

En cuanto a los derechos de los migrantes y los refugiados, las autoridades marroquíes subrayaron que en un momento en que la experiencia marroquí de la regularización de la situación de los migrantes y su integración, así como la mejora del marco jurídico en materia de asilo e inmigración fue calificada de política humanista pionera en la región por los mecanismo internacionales de derechos humanos, la organización internacional alega que las autoridades marroquíes llevaron a cabo una amplia campaña de represión discriminatoria contra miles de migrantes y solicitantes de asilo y registraron barrios y viviendas precarias, lo que dio lugar a la detención irregular de miles de subsaharianos, incluidos niños y mujeres embarazadas.

Según la misma fuente, esto demuestra que la organización no sigue los esfuerzos del Reino desde 2013 para regularizar la situación administrativa de los migrantes y los solicitantes de asilo y no prestó ninguna atención a los amplios datos exhaustivos proporcionados por las autoridades marroquíes a AI en reacción a su informe para 2017.

En cuanto a las leyes relativas a la lucha contra la violencia contra la mujer, la organización debería elogiar la aprobación de una ley a este respecto, en lugar de arrojar luz sobre ciertos casos de violación marital para la que Marruecos adoptó un marco legislativo que tipifica como delito todas las formas de violencia contra la mujer, independientemente de quién las cometa.

En cuanto al aborto, el informe no hace referencia a la evolución en esta materia a nivel nacional, ni tampoco hace referencia al proyecto de código penal que rige la cuestión del aborto, teniendo en cuenta todos los casos adoptados en las legislaciones internacionales avanzadas.

Por otra parte, y en relación con la cuestión de las relaciones consensuales y entre personas del mismo sexo, las autoridades marroquíes consideran que dado que la equidad y la no discriminación son principios de valor constitucional y que las leyes nacionales criminalizan todas las formas de discriminación y protegen la integridad física y moral de las personas, todos los actos de violencia cometidos contra personas por su orientación sexual serán objeto de procesamiento, y recuerdan que la protección contra la violencia no despenaliza las relaciones sexuales extramatrimoniales que siguen siendo socialmente inaceptables.

Las autoridades marroquíes también deploraron la política del doble rasero de AI cuando se refirieron a la situación de los derechos humanos de los secuestrados marroquíes en Tinduf, limitándose a decir que el Frente Polisario no tomó ninguna medida para poner fin a la impunidad de que gozaban los que estaba acusados de haber cometido violaciones de los derechos humanos durante los años de 1970 y 1980, sin mencionar las violaciones diarias de los derechos humanos y la dramática situación humanitaria de la población de los campamentos debido a su secuestro y al desvío de la ayuda humanitaria que le está destinada.

La organización debía abordar las graves violaciones de los derechos humanos cometidas en los campos en la parte del informe dedicada a Argelia como país responsable de estas violaciones de acuerdo con el derecho internacional humanitario, concluye la misma fuente.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page