CrónicasFeaturedFin de Trayecto

En tiempo de Coronavirus: Nuevo orden y nuevas normas en casa

Impresiones

 

 Mi colega, y mi maestro Said Jadidi, está escribiendo, antes incluso de la proclamación en Marruecos del estado de “urgencia sanitaria”, su diario de un auto confinado en donde nos cuenta su vida diaria dentro de su hogar y con su familia.

 Es realmente un diario rico para conocer un modelo único de periodistas auténticos, ya que es una experiencia personal y profesional única llena de diversos sentimientos de sensaciones humanas en una situación de emergencia única en el mundo, incluido Marruecos, con una epidemia mortal y devastadora.

  Guiado por este diario, propongo, por mi parte, extender mi propia experiencia durante las tres semanas que viví a través de la aprobación de esta cuarentena en la siguiente crónica:

  Por primera vez, desde hace 48 años de matrimonio, me encuentro en estos días gobernado en casa fuera de mi voluntad sin poderme reaccionar o dar instrucciones, órdenes o sugerencias en relación con el orden y las normas para gestionar mi reino casero como dueño y responsable de dictar las estrictas reglas para su buena gobernanza.

   Actualmente estoy bajo un (régimen) de gestión en casa casi como en un (cuartel militar), la diferencia es que estoy relajado, acepto y sigo las nuevas normas y instrucciones, las puestas por el gobierno, y las puestas por el nuevo (organizador) del orden en casa. 

   Es, ni más ni menos, mi pequeño Jalid, de 32 años, el único que todavía vive con nosotros en casa, los otros tres, mi otra pequeña de 47 años, otro de 46 y otro de 42 años, que viven con sus familias, sus hijos, y mis nietos.

  Jalid, desde el comienzo del confinamiento, el 14 de marzo, tomó el mando y la comandancia en casa bajo estrictas normas, y con un orden severo y sin discusión. Pues el primer día llevó a cabo una amplia operación de esterilización integral y total de todas las instalaciones del hogar, manijas de las puertas, armarios, instrumentos de la cocina…incluso la mesa de mi ordenador, el teclado, el ratón, y algunos de mis archivos y expedientes, y otras muchas cosas que tocamos y usamos.

   Y, por primera vez se encarga de la compra, para que yo y su madre no salgamos de casa, incluso no acercarse de la puerta de salida. Se preocupa mucho de desinfectar todo lo que trae de fuera, bolsas de la compra, verduras, frutas…en definitiva, todos los artículos comprados en el mercado, cada vez regresando de fuera. Antes de entrar a casa deja sus zapatos fuera, pone la compra en el suelo, sacando cosas una por una para limpiarlos con cuidado con una mezcla de ligia y agua bien proporcionada y equilibrada. En esta tarea nadie, ni yo ni su madre se acercan ni tocan nada hasta finalizar para que la ama de casa pone cada cosa en su sitio. Acabando por librarse de su ropa y ducharse.

   Un detalle, el primer día nos compró, a cada uno, un frasco de Gel Sanitario para limpiar y desinfectar las manos cada vez si tocamos dudoso en su limpieza. 

   Los billetes y las monedas, otro motivo de dudar, Jalid también les desinfecta antes de ponerlos en el billetero.

    En realidad todo esto no mi molesta, ni siquiera por encerrarme en casa durante los pasados tres semanas, y dispuesto por más. Esto me da tiempo de reflexionar, de leer más, de regular, controlar y evitar los motivos que alteran me tensión arterial, que constituye una de las pocas desventajas de mi estado de salud, Alhamdolillah (gracias a dios).

 

 

Afficher plus

Mokhtar Gharbi

Mokhtar Gharbi المختـــار الغربـــي Periodista صحافـــــــــي Tánger طنجــــــة Tel. mobil 00212 676743345 الهاتف Tel fijo 00212 539308362 www.infomarruecos.ma

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page