Cronica desde TindufFeatured

En vísperas del amañado congreso II- la mayoría condenada al silencio

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

 No sería, aunque los habrá quien pretenda lo contrario, ninguna exageración afirmar honesta y objetivamente, que, al próximo congreso, el Polisario de Ghali llega con menos del 5% de simpatizantes.

Más del 35% de la población es perceptible a los proyectos de la Iniciativa saharaui para el Cambio, un 10 hasta 15% entre los diferentes grupos y grupúsculos opositores que proliferan, aunque su voz sofocada por la represión de Brahim Ghali y su guardia prusiana argelina o argelinizada y el resto… mayoría silenciosa, condenada a no expresarse, a que no se escuche su voz, a tragar su v oz de libertad, de realismo y de verdadera voluntad de buscar y encontrar soluciones.

Campamentos a finales del 2019: los que ganan y los que pierden. Inútil precisan quién es quién. Los que parece que Argelia ha hecho nacer con estrella y los que el triste destino nos ha hecho estrellados.

Sed de poder, sed de saqueo, sed de enriquecimiento fácil e ilícito, sed de impunidad, sed de hacer sufrir… cúpula de una banda que no puede encontrar perdón ni ante nosotros sus rehenes ni an te el Altísimo.

Pero… Dios Posterga, pero no descuida.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page