En voz alta

En voz alta Canarias/Polisario El espíritu de Antonio Cubillo Said Jedidi

De las dos cosas, una: o bien  no hemos explicado suficientemente en algunas partes del mundo como en la vecina Canarias o en las lejanas Uruguay, Venezuela y Cuba la dimensión y el alcance de la nueva dinámica, creada a raíz de la vuelta de Marruecos a la Unión africana y la acelerada descomposición de la banda del Polisario a todos los niveles, o bien, se trata de una hostilidad peregrina y gratuita de los tres.

Lo cierto es que difícilmente se puede concebir un apoyo de un separatismo ajeno, condenando a capa y espada el propio.

Ninguna parte de nuestra región está más expuesta que canarias a la tensión separatista. Cubillo fue un episodio vendrán otros Cubillos por ello sería aconsejable para nuestros vecinos canarios de sacar primero la viga de su ojo, y entonces verán con claridad para sacar la mota del ojo de su o sus vecinos.

El separatismo es uno e indivisible. La misma lacra y con él no pueden ni podemos ni no podemos, ni PSOE ni ninguna célula durmiente cuando se trata de Marruecos y su integridad territorial.

Entendemos que los canarios o parte de ellos no tienen tiempo de abrir bien los ojos y ver la realidad, prefiriendo los sucios negocios con los campamentos de Tinduf y el robo de la “ayuda humanitaria” que colectan para compartirla con la cúpula de su Polisario y con su mentor argelino.

Sin embargo a pesar de que la política exterior es asunto del gobierno de España, con el que tenemos inmejorables relaciones, Marruecos debe tomar una decisión a este respecto. Defender nuestros intereses vitales y prescindir de falsas cooperaciones con canarias o lo que pueda parecerla.

 

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close