En voz alta: Marruecos y África: la respuesta real Said Jedidi

0

“Quisiera rendir homenaje a mis hermanos africanos y a nuestro continente. Cada visita a África es, para mi, la ocasión de volver a encontrarme con los africanos que admiro, respeto y me ensenan la verdadera riqueza: la del corazón”.

Palabras del rey Mohamed VI a la prensa malgache a la cual acordó una entrevista y que ilustran elocuentemente la vocación africana no solo de Marruecos y de los marroquíes, sino y sobre todo de su rey, que encuentra un sincero intercambio de sentimientos entre él y sus interlocutores africanos y hasta entre él y a los ciudadanos africanos que encuentra en sus salidas privadas y sin protocolo a las calles de las capitales visitadas.

“Marruecos y África, precisó el soberano, son uno e indivisible. Separarlos seria un desarraigo, un error”.

Pero ¿Quién busca arrancar a Marruecos de su entorno natural? efectivamente peor que un crimen, sería un error cuyas consecuencias históricas, políticas y económicas asumen los que, hace tiempo, han dejado de poder aportar algo al continente que no sea bandas y milicias armadas.

Otro punto importante revelado durante esta entrevista: la ambigüedad que sembraba la diplomacia argelina y sus acólitos respecto a los esfuerzos de desarrollo de Marruecos en los países africanos que, según esta propaganda “solo beneficiarían a las comunidades musulmanes de dichos países”.

“El rey de Marruecos, explico el monarca, es Amir Al Muminin, Comendador de los Creyentes… de todas las religiones”.

Se equivocan los que creen poder impedir la irreversible marcha africana de Marruecos. El reino, reanuda sus vínculos con su entorno africano después de haber sido, ajeno a su facultad y su voluntad, obligado a esperar el momento… que ha llegado.

Este es el momento y es irreversible.