CrónicasFeaturedLas Cosas lo que son

Energía renovable (I) Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

Reflexiones

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

La naturaleza es sabia. Siempre  afirma con sus obras lo que la sabiduría del hombre va descubriendo a lo largo de su vida. Ella nos cuida y protege de las durezas de nuestras propias imprudencias si la respetamos. Lo que nos da como resultado lo siguiente: la ósmosis entre hombre y  naturaleza es posible si hay obediencia mutua.

Por eso, el hombre está llamado a ayudarse con las fuentes de energía que nos ofrece la naturaleza para poder sobrevivir adecuadamente y no destrozar los ciclos naturales existentes desde la creación de la tierra madre con actos de devastación y estragos.

El hombre sabe perfectamente que debe cambiar sus prácticas y costumbres y no seguir destrozando la naturaleza, en caso de no cambiar estas actitudes, su futuro estará lleno de adversidades. Para ello, para no caer en estas desgracias, el ser humano debe acudir a las energías renovables que la naturaleza ofrece y apartarse de las energías que ha utilizado hasta el presente; y esto es así porque estas fuentes que se nos otorgan son inagotables; ellas mismas se regeneran día tras días mientras el ser humano exista sobre la tierra. Tomemos como ejemplo la energía eólica: se obtiene por medio de aerogeneradores que aprovechan la fuerza del viento y la transforman en energía eléctrica de manera perpetua, porque el viento seguirá existiendo mientras la vida exista.

Numerosos son los países que han decidido abandonar estas prácticas destructoras (la quema de carbón, la utilización del petróleo, de la madera, el gas, en definitiva, las energías o fuentes energéticas convencionales llevan consigo graves inconvenientes como la progresiva contaminación, o el aumento de los gases invernadero) y dedicarse a desarrollar las energías renovables con el propósito de evitar una hecatombe de la tierra. De entre esos países amantes de la energía renovable, está Marruecos.

Nuestro país, en su propósito de evitar esta profanación  de la naturaleza, se ha fijado un objetivo limpio y sin dificultades para la madre naturaleza;  quiere convertir en renovable el 42% de su producción de energías estos mismos años y alcanzar el 52 % en 2030. Es una apuesta dura y de difícil consecución, pero teniendo en cuenta lo que se está haciendo a lo largo y ancho del país, el optimismo no nos abandona. Por ello, desde 2009 el sector se ha lanzado a transformar la energía en su totalidad. Aquí tienen la intención de desplegar estrategias en la parte norte del Mediterráneo para ser una plataforma industrial en la instalación de la energía limpia en el continente africano. Así, Marruecos pasaría a desarrollar un papel importantísimo en la política energética limpia pudiendo gestionar con sus propios medios, su capacidad activa respondiendo a la progresiva demanda del país.

Marruecos posee numerosos recursos energéticos relacionados con la naturaleza, ¿por qué, pues, dejarlos malgastar y no aprovecharlos en su máxima expresión?

En nuestro país disfrutamos de más de 3000 horas por año de radiación solar, lo que indica que entre 289 y 340 días al año tenemos sol. Pero el potencial eólico no es menos importante, ya que tenemos más de 3.500 km de costa con vientos estimados entre 6 y 11 metros por segundo de manera sostenida. Nosotros ofrecemos estos ejemplos para que se entienda que si se aprovecha adecuadamente lo que tenemos, podremos asegurar un futuro energético limpio y habremos contribuido a conservar lo que la naturaleza nos ofrece; está también la energía hidráulica que es, de momento, la más importante del país gracias a la numerosa cifra de presas que el país posee en toda la geografía nacional.

Obtener esta energía renovable es caro, pero con el paso del tiempo, y con el agotamiento de las reservas de las energías convencionales, el mundo irá dándose cuenta que lo caro llega a ser barato, que la energía alternativa es un bien que todos debemos saber cultivar.

El gobierno marroquí, encabezado por SM el Rey, de mentalidad ecológica y en busca de una alternativa seria a las energías convencionales era la siguiente: “¿Podría la energía renovable ser una forma de sentar las bases de un crecimiento económico sostenible? Porque las dudas se embrutecían con los responsables marroquíes de este importante sector energético, que veían que las turbinas eólicas dejan de general energía en un día sin viento, que los paneles solares no son útiles de noche o en un día nublado…  lo que no sabían esos responsables es que esas dudas estaban a punto de entrar en un punto en el que todo iba  a cambiar…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page