CrónicasFeaturedMarruecos, hoy

Energía renovable (II) Por Mohamed Bouissef Rekab

Reflexiones

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

La fuerte dependencia de Marruecos para la obtención de energía lo hace vulnerable ante cualquier competitividad beneficiosa; es un grave obstáculo para crecer económicamente. El país está obligado a buscar salidas que le ofrezcan estabilidad y fuerza productora. Por lo tanto el desafío está ahí y hay que enfrentarse a él. Las soluciones están en nuestras manos y hay que buscarlas en nuestro propio entorno.

¿Qué hacer para no seguir dependiendo de la energía tradicional? Trabajar duro para tener alternativas y para limpiar el universo de todo lo que contamine.

La sociedad disfruta o no de bienestar general gracias a uno de los registradores del progreso: el consumo de energía. Si estas energías conocen encarecimiento de manera drástica o que empiezan a agotarse, la sociedad entra en una crisis social de difícil superación. El indicador revela que las fuentes de energía utilizadas en el presente son finitas y que el hombre debe buscar otros medios que le permitan abastecerse energéticamente de manera sostenible. La necesidad le lleva a pensar en energías alternativas, tales como la eólica, la hidroeléctrica, la solar y otras que son infinitas y que son no contaminantes o limpias, y abandonar las que se han utilizado hasta el presente que lo contaminan todo y que además son finitas.

El hombre está llamado a conservar el clima como la naturaleza nos lo ha ofrecido y SM el Rey Mohamed VI así lo ha entendido y de esta manera –utilización de energía renovable- esquematiza la obtención energética para un futuro limpio del país.

Por su situación geográfica, Marruecos posee una gran fuerza energética renovable; esto se ve en la capacidad de energía alternativa alcanzada: 3.685 megawatios (MW) a principios de 2020, que se reparten de la siguiente manera: 700 MW de energía solar, 1.215 MW de energía eólica y 1770 MW de energía hidroeléctrica.

Las plantas solar Nur Uerzazat (La I y la II en activo; se ha pensado en Nur III y en Nur IV que pronto verán la luz) van a impulsar la economía del país gracias a su gran fuerza productora de energía que se suman a las plantas de Tarfaya, Aftisat y Ajfennir; estos proyectos faraónicos  podrán ayudar para alcanzar las ambiciones de Marruecos; junto a la energía eólica, sumadas ambas (la solar y la eólica) a la hidroeléctrica, van a permitir alcanzar el 42% de las necesidades del país en los albores de 2030, según los responsables del sector. Y lo positivo es que estos proyectos mostrarán al mundo la viabilidad de esta tecnología verde; que destacará en los momentos de vacío que se creían insuperables (la noche –ausencia de sol- no producir energía en las placas o que las turbinas no generen electricidad por desaparición del viento) porque, por ejemplo, las baterías podrán almacenar la energía diurna para ofrecerla por la noche (exactamente lo mismo con las turbinas eólicas). Respecto a las placas solares, como ya se sabe, el método es la utilización de enormes espejos que enfocan el sol para captar su calor, almacenarlo y utilizarlo más tarde para impulsar las turbinas de vapor como si fuera una central eléctrica tradicional. La mente del hombre es capaz de crear lo increíble cuando la necesidad es tan imperiosa como salvar la tierra de morir, sinónimo de salvarnos a nosotros mismos.

¿Qué conseguimos con estas técnicas? Antes que nada, reducir las gravísimas emisiones de carbono –fatales para la supervivencia del ser humano y de todo ser viviente sobre la tierra- además de impulsar la economía nacional y ofrecer a la comunidad un optimista crecimiento inclusivo.

El gobierno de Marruecos, encabezado por SM el Rey, ha acudido a la Agencia Marroquí para la Energía perdurable (MASEN) para que se encargue de dirigir los trabajos y situar proyectos que transformen la energía natural en renovable para la obtención de mejoras sociales: económicas, saludables y que tiendan a limpiar la atmósfera de las emisiones de carbono. Esta Agencia apoya la tesis gubernamental de Marruecos en cuanto al aumento de energías renovables en toda la geografía nacional y está desarrollando los numerosísimos proyectos nacionales propuestos.

Lo que es seguro es que los países que han apostado por esta política van a salir airosos de su lucha para la obtención de energías limpias en respeto a nuestra naturaleza.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page