Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Entre el hecho y el dicho Mercaderes de causas

Caen las màscaras

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

La casa palestina atraviesa momentos críticos que necesitan (exigen) sinceridad, voluntad y buna fe.

Marruecos ha demostrado cabal y fehacientemente lo que representa para él la justa causa palestina. Así lo ilustra el inmediato envió de una sustanciosa ayuda a Gaza por instrucciones reales, así lo reconoce el presidente de la autoridad palestina, los ministros árabes de exteriores y Ismail Hania en entrevista con el jefe del gobierno marroquí, Saadedine Otmani.

Pero cuando se es régimen militar con marionetas llamadas partidos políticos, repudiados por la comunidad mundial, líder del separatismo, desestabilización y de la confusión e incertidumbre, todo le es válido para su explotación política… todo hasta las decenas de muertes de hombres, mujeres y niños.

La causa palestina necesita (exige) hechos tangibles no banderas, banderitas y declaraciones huecas destinadas para el consumo local.

Marruecos con su presidente del Comité de Al Qods, su agencia de BeitAlMal y sus inquebrantables posiciones con el inalienable derecho del pueblo palestino a un Estado con Jerusalén este como capital, obra en la claridad del día, de manera desinteresada y leal con las justas causas de la nación.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page