CrónicasEn voz altaFeatured

 Entre la sensatez y la insensatez Reflexión necesaria

Rehenes de sus desaciertos

Said Jedidi es periodista y escritor, Embajador de la Paz del Circulo Universal de Embajadores de la Paz y Presidente nacional de la Union Internacional de escritores en castellano, director de infomarruecos.ma/conacentomarroqui.blogspot

“En cuanto a lo que se dice acerca de las relaciones entre Marruecos y Argelia es insensato y duele en el alma. Por nuestra parte, jamás permitiremos que nadie ofenda a nuestros hermanos y vecinos”.

Palabras de S.M el rey Mohamed VI en reciente discurso del Trono que reflejan, a la vez, una ejemplar clarividencia geopolítica y una visión de lo que deben ser y no son las relaciones entre los vecinos.

La pregunta que salta a la vista es: ¿Puede atreverse algún dirigente argelino a pronunciarse con tanta confianza en el presente y en el futuro y con tanta clarividencia?

En vez de responder, bastaría poner de relieve que se trata de la misma sensatez de la paz, concordia y conciliación y la insensatez, de la divergencia, el conflicto y el injustificado rencor.

Para pronunciarse tan sabiamente, es necesario un elevado grado de valentía moral e intelectual y una situación en que el líder no se sienta rehén de sus fechorías y de sus desaciertos.

Y es que gran parte de la surrealista tensión entre Argelia y Marruecos se debe, justamente, a esto: que algunos son rehenes de sus errores e inexperiencias.

En efecto, “lo que se dice acerca de las relaciones entre Marruecos y Argelia es insensato y duele en el alma” pero mientras hay la magnanimidad como la del soberano marroquí no se podría decir que se trata de una fatalidad.

Por nuestra parte, como dijo S.M. en el mismo discurso “La historia de Marruecos está llena de enseñanzas y realizaciones que confirman el hecho de que siempre superamos las crisis, gracias a la permanente cohesión entre Trono y pueblo, y a los sacrificios de los marroquíes libres”.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page