FeaturedMarruecos

Entre Marruecos y Cuba la inmoral Por Hassan Achahbar

 

 Marruecos puede fiar de un régimen intervencionista como el cubano que sobrevive tirando maliciosamente de la herencia soviética y de las reliquias revolucionarias en África y América Latina? Nadie debe llamarse a engaño, mucho menos Marruecos.

   Según parece, no hay nada que esperar de un régimen deshonesto y mañoso, cuyos soldados-mercenarios, su única fuente de devisas, operan bajo la apariencia de cooperantes en Argelia como en cualquier otro punto del mundo donde más y mejor se pagan sus servicios.
   Está más que demostrado que para ese régimen inmoral y chupón los principios valen menos que el valor de un buque-cisterna de crudo y no importa si para conseguir un puñado de dólares deba rebajarse, agacharse y humillarse.
   Hace poco, La Habana y Rabat reanudaron sus lazos políticos interrumpidos durante casi cuatro décadas, aunque eso de restablecer relaciones diplomáticos bilaterales a alto nivel no pasa de simple metáfora. Marruecos no sale de su asombro ante cada paso que, desde entonces, dan los cubanos que no desaprovechan ninguna oportunidad para taclear, calumniar, tal como lo ordena y exige el libreto de la Junta de Argelia.
   Pasadas dos semanas, desde la firma del acuerdo cubano-marroquí, el vicecanciller de Cuba, Marcelino Medina González, voló el 6 de mayo a Argelia y al santuario del separatismo saharaui en Tinduf, para reiterar a la junta cívico-militar argelina y a sus esbirros del Polisario, que La Habana mantiene su posición respecto de la cuestión del Sahara.
   También en la última semana de mayo, el gobierno cubano tributó honores al nuevo cabecilla de las bandas separatistas saharauis, Brahim Ghali, a modo de demostrar que Cuba no tiene la pretendida intención de mejorar su relación  bilateral con Marruecos. El imputado por la justicia española en casos de tortura y asesinatos, fue recibido como quien encarna la historia de un pueblo.
   Un espía castrista, Fernando González Llort, recién nombrado presidente del Instituto cubano de amistad con los pueblos (ICAP), se rompió en halagos hacia el imputado así como hacia el excacique Mohamed Abdelaziz, llamado “genial líder” y comparado, sin pudor, con Fidel Castro.
   El rebuscado belicismo anti-marroquí de Cuba, con el único fin de quedar bien con Argelia, rebasa los límites de lo tolerable. Cuba tampoco pierde la oportunidad de actuar por la cuenta de Argelia en los foros internacionales para así recibir sus bendiciones.    En el Comité organizador del XIX Festival mundial de la juventud y los estudiantes 2017, que sesionó del 25 al 27 de mayo en Sri Lanka, se aprobó un acuerdo para dedicar la nueva edición del Festival juvenil al “genial líder” junto a Fidel Castro y Ernesto Che Guevara.
   “Por la paz, la solidaridad y la justicia social, luchemos contra el imperialismo. Honrando nuestro pasado construimos el futuro”, es el lema aprobado para la cita juvenil que acontecerá en el centro vacacional ruso de Sochi, del 14 al 22 de octubre, para conmemorar el primer centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre de 1917.
   Ahora que los cubanos han perdido el maná petrolero venezolano, ponen toda la carne al asador argelino. Eso explica por qué colocar un títere de Argelia al lado de Fidel Castro y del Che Guevara y ningún otro verdadero líder africano, árabe, asiático. ¿Por qué no, por ejemplo, un Hugo Chávez o un Nelson Mandela?
   Lo bochornoso es que, según el secretario general de la Federación Mundial de Juventudes Democráticas (FMJD), el cubano José Ángel Maury de Toro, el acuerdo ha contado “con pleno respaldo de la juventud antimperialista y progresista representada en esa plataforma”.
 
Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page