Crónica internacionalCrónicasFeatured

Entrevista del primer secretario del MSP en “La Provincia » (Diario de Las Palmas): La gran diferencia entre el Polisario y el MSP

En voz alta

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

La diferencia abismal entre un máximo dirigente, culto, buen conocedor de los hechos y, sobre todo, realista y clarividente y otro ignorante, impuesto por su mentor argelino, falso y utópico.

La diferencia entre los que apuestan por el dialogo y la concertación (la paz) para zanjar las divergencias y los que desaciertan con sus imaginarias guerras y sus vociferaciones huecas y ridículas.

En síntesis: entre un digno interlocutor y otro del que se puede/se debe prescindir.

De esta entrevista queda claro que la ONU, la OUA, la UE y demás organismo y organizaciones están llamados a revisar su posición sobre la cuestión del Sahara marroquí, identificar el obstáculo y privilegiar a lo que es realista y realizable.

Después de 45 años, es ¡momento de reflexionar sobre el medio inherente de encontrar soluciones a los problemas y no problemas a las soluciones.

Con los cordones umbilicales del régimen militar argelino, jamás la cuestion del Sahara encontrará solución.

Es tiempo de ver hacia otra parte. Es tiempo de  optar por un interlocutor util y vàlido

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page