España: De la crisis a la incertidumbre

0
Letrado Saad Sahli del Colegio de abogados de Rabat

 

Ayer Nuestra nueva embajadora en Madrid, Karima Benyaich presentó ayer sus cartas credenciales al rey Felipe VI.

 La embajadora marroquí en España dijo en una declaración al término de aquella audiencia que trasmitió un mensaje del rey Mohamed VI de “amistad y hermandad y sus votos de progreso y prosperidad al pueblo español”.
Benyaich resumió  su misión en el país vecino de la siguiente manera « tendrá como objetivo actuar de acuerdo con las instrucciones reales para reforzar las relaciones de amistad y cooperación multifacética  para desarrollar aún más nuestros intercambios económicos y culturales y salvaguardar los intereses de la comunidad marroquí afincada en Espana de casi un millón ».
Progreso y prosperidad es lo que esperamos que logre el pueblo español vecino y amigo en estas no tan fáciles circunstancias en que su país acaba de salir de una crisis (institucional) para estrenar una era de incertidumbre.
Espana vive en la expectativa de la formación de gobierno y, por consiguiente el comienzo de las difíciles labores que les esperan.
En las demás capitales europeas las miradas convergen hacia la Moncloa, esperando al nuevo gobierno sin perder de vista que su misión rozaría el milagro.
De las urnas a una moción de censura negociada con difícilmente más incongruencia y de la que nadie puede apostar por ni su curso ni por su desenlace.
Misión difícil, pues, para Pedro Sánchez pero no imposible habida cuenta de los sabios del PSOE y de su tenacidad (obligación) de reunir las condiciones de éxito de esta nueva experiencia democrática en España y en gran parte de Europa.
No cabe duda de que, a estas alturas, todo pronóstico seria prematuro, toda previsión precipitada y toda afirmación arriesgada.
En Marruecos nos limitamos a formular nuestro deseo de éxito y de estabilidad política, social  y económica a nuestros amigos españoles.