CrónicasFeaturedIntegridad territorial

España debe capitalizar la experiencia de Marruecos en lugar de crear problemas para satisfacer a un régimen odioso (periodista libanés)

Criterio

 España debe apoyar a Marruecos y aprovechar su experiencia de apertura a África en lugar de crear problemas demenciales solo para satisfacer a un odioso régimen argelino que ha creado de cero una disputa inexistente, la que se mantiene en torno al Sahara marroquí, afirmó. el periodista y escritor libanés Khairallah Khairallah.

« La cuestión del Sahara marroquí fue creada por el régimen argelino con el único objetivo de dañar a Marruecos », subrayó  Khairallah en un artículo titulado « España en el pasado y Marruecos en el futuro », publicado ayer en el diario londinense « Al -Árabe ».

Añadió que “es asombroso que un país respetable como España se comporte así con el Reino. No hay explicación lógica para la actitud española hacia Marruecos, más allá de buscar socavarla por todos los medios ”.

De hecho, España solo se lastima a sí misma, argumentó, señalando que la única explicación de la actitud española es el pasado colonial de este país que no quiere aceptar que Marruecos sea un país pacífico que mira hacia el futuro y aspira solo a recuperar pacíficamentes u integridad territorial.

Destacó también que la acogida por España del líder del « polisario », el llamado Brahim Ghali, y su ingreso en uno de sus hospitales con una falsa identidad da la medida de la ligereza en el tratamiento político de un tema de suma importancia, a saber, la relación entre Madrid y Rabat.

Madrid acogió en su territorio a una persona buscada por la justicia española solo para mostrar su enfado con Marruecos que no ha parado en los últimos años para avanzar a todos los niveles, especialmente en cuanto a la afirmación del carácter marroquí del Sahara, ha señalado.

El periodista y escritor libanés recuerda, al respecto, que “España, que se aferra a los archivos y recuerdos del pasado colonial, no supo entender que una relación normal, desprovista de todo complejo, beneficia a ambos países, especialmente ya que Marruecos mira hacia el futuro y quiere establecer un enlace marítimo, ya sea en forma de puente o de túnel, para conectar los dos países que solo están separados por unos pocos kilómetros ”.

Este vínculo hará deel España una de las puertas de Marruecos a Europa y de Marruecos la puerta de España a África, especialmente a la luz de los avances realizados por el Reino en los últimos años en las diferentes regiones del continente bajo el liderazgo de Su Majestad Rey Mohammed VI ”, dijo.

Para Khairallah, la pregunta que surge es ¿por qué el gobierno español ha llegado tan lejos en el desafío lanzado a Marruecos? La respuesta, según él, es que “por un lado, España simplemente no ha sabido abandonar su mentalidad de dominación, y por otro, no está convencida de que deba establecer una relación equilibrada con un vecino importante como Marruecos ”.

“Aún no conocemos el problema entre España y el Reino de Marruecos, pero está claro que le siente mal que el Reino haya sido capaz de lograr logros a diferentes niveles durante los últimos 22 años y que hayan dado lugar al reconocimiento estadounidense del Sahara marroquí ”, dijo.

Según el escritor libanés, “al recibir al líder del + frente polisario +, que no es más que un instrumento de Argelia, España se une así a la banda de los que se prestan al chantaje con el Reino que siempre ha demostrado que es un país pacífico que busca recuperar sus derechos naturales lejos de cualquier forma de violencia ”.

La crisis marroquí-española es profunda y la recepción por  España del llamado Brahim Ghali es solo la cara visible del iceberg en esta crisis, que se debe principalmente a la presencia de fuerzas en España que siguen aferrándose a el pasado, dijo.

Concluyó así el escritor y periodista  libanés que « estas fuerzas tienen nostalgia de la época colonial y no saben que la época en la que España era un país colonialista se ha ido para siempre ». Map

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page