CrónicasFeaturedIntegridad territorial

España debe cumplir con sus obligaciones legales y llevar a Brahim Ghali ante la justicia

Tribuna infomarruecos.ma

 

Granada/ Salma Khalil

La entrada a escondidas del jefe del Polisario Brahim Ghali a España para recibir atención médica, el 22.04.2021, ha suscitado una gran ola de indignación en todo el mundo y particularmente en el país vecinos, Marruecos, puesto que este individuo, al que Madrid está ofreciendo su protección, es un presunto asesino que mató a varias personas, españolas y marroquíes, según la denuncia presentada ante la justicia española por la « Asociación Canaria de Víctimas del Terrorismo » (Acavite), además de haber cometido varias violaciones en contra de los derechos de los detenidos en los campamentos de la vergüenza en Tindouf (Argelia).

Fue la misma ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, quien argumentó, el 23.04.2021, que Brahim Ghali, quien padece de coronavirus, fue admitido en España « por razones estrictamente humanitarias », y añadió que España es « un país responsable con sus obligaciones humanitarias », sin poner de relieve que el jefe de los separatistas consiguió entrar en España, médiate un falso pasaporte proporcionado por las autoridades argelinas, tal y como lo indico Jeune Afrique, el 22.04.2021: « un equipo de médicos argelinos acompañó al líder separatista a Zaragoza a bordo de un avión médico fletado por la presidencia argelina ».

De hecho, Rabat no tardó en mostrar su malestar hacia la actitud de Madrid: « Marruecos expresa su decepción hacia este acto contrario al espíritu de partenariado y de buena vecindad y que concierne a una cuestión fundamental para el pueblo marroquí y sus fuerzas vivas », reza un comunicado publicado, el 25.04.2021.

 Un día antes, el Gobierno marroquí había convocado al embajador español en Rabat, Ricardo Díez-Hochleitner para exigirle las explicaciones necesarias sobre la actitud de su Gobierno.  

Lo cierto es que la postura de España al respecto de la impunidad de Brahim Ghali compromete gravemente las relaciones bilaterales entre los dos reinos, sobre todo en lo que se atañe a la cooperación en materia de seguridad, ya que los dos vecinos siempre han compartido, con toda claridad y confianza, información crucial que afecta a los intereses de las dos naciones.

Sea como fuere, El Gobierno español debe ser más atento a su vecino del sur con quien comparte una larga relación histórica, y un legado común, por lo cual debe actuar en este sentido, preservando estos buenos lazos bilaterales. Por otra parte, España, siendo un país democrático, debe establecer una barrera clara entre el poder legislativo y ejecutivo, y actuar conforme a la ley, citando a Brahim Ghali ante los juzgados, para que se haga justicia para todas las familias de las víctimas que causó el el jefe de las milicias del Polisario.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page