Cronica desde TindufCrónicasFeatured

España/” Ghali-Gate” Todo, menos “Razones humanitarias”

Trisremente inolvidable!

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Una osadía y una violación de aquél tamaño no podía permanecer secreta como planificaron sus protagonistas. El Ghali-Gate está desvelando sus “misterios” y sus… errores.

Primero El Confidencial hace un par de dias, y ahpra El País, se van revelando los pormenores de una inmoral transacción que, de ninguna manera podría beneficiar a España y su imagen.

Sacrificar las excelentes relaciones con Marruecos, objeto de enormes esfuerzos durante decenios, por obscuros intereses y beneficios, no es, un asunto apto al borron y cuenta nueva. Alucinan los que creían poder sacar algunos votos en el 4/5 en Madrid de las simpatías por la “causa saharaui”.

Ahora la pelota está en el campo español. ¿Cómo rectificaría su pinchazo? En Marruecos la reacción del gobierno, fuerzas políticas y sociedad civil explica la inigualada posición con que contaba (en pretérito imperfecto) España en los corazones y mentes de los marroquíes. Ahora, ¨Pedro Sánchez pasará a la historia de su país como el hombre que ha sacrificado las relaciones estratégicas con Marruecos por casi nada y como el presidente del gobierno que se ha atrevido a burlar al poder judicial de su país con una no declarada, no precisada y no desvelada transacción con los que no creen más que en la gestión autoritaria de los asuntos estatales.

Afortunadamente en España la inmensa mayoría silenciosa sabe que el Ghali-Gate fue un duro golpe contra la imagen del país y de los inquilinos de La Moncloa.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page