CrónicasEn voz altaFeatured

España/Marruecos: Crisis (abuso) de confianza

Lecciones inapropiadas

 

Marruecos también es un país soberano, además de adulto y vacunado. Pero, considera que el separatismo es uno e indivisible y jamás se atrevería a dar cobijo y respaldo a un jefe etarra o de otra región española, aunque se presente con nombre y nacionalidad auténticos y reales ni a escondidas ni publicamente.

Asi las cosas, “El estilo es el hombre (en este caso, país)”. La célèbre frase de Georges-Louis Leclerc, conde de Buffon, aconseja, como escribía ayer Hespress, a no dar lecciones cívicas, de derecho internacional o incluso una seudo razón humanitaria con obscuras finalidades, planificada conjuntamente con un gobierno militar, cuando se recibe a escondidas, como es el caso de todas las delincuencias, a un prófugo, genocida con identidad y nacionalidad falsas en su territorio.

Peor aún: De “razones humanitarias” se pasa con la velocidad de la luz a la tergiversación de la realidad y, en vez de asumir el grave error con, antes de Marruecos, la opinión publica propia y el derecho internacional se prefiere vanamente de buscar otra alternativa que resulta peor que el error inicial.

El experto en relaciones internacionales en Ginebra, Matteo Dominici lo enmarcó en su verdadero contexto cuando escribió “Acoger a una persona demandada en España con un pasaporte falso y sin siquiera presentar una solicitud de visado no solo es una infracción de las normas más esenciales de las políticas migratorias establecidas dentro de la Unión Europea sino sobre todo una falta de mayor respeto por los miles de migrantes que murieron en el Mediterráneo por no haber podido beneficiarse de las mismas ventajas”.

Ser un país soberano no concede el derecho de violar las reglas internacionales ni apuñalar al socio y vecino. Mucho menos ir pregonando lo que no es verdad, aunque se trate de proteger a su ex policía territorial con el N° 8. 360.

¿Cuál es el criterio de la UE sobre el Ghali-Gate? Las autoridades españolas prefieren hablar de otras cosas, porque ni la UE ni nadie puede aceptar, a escondidas, la acogida, protección y respaldo de un genocida demandado por la justicia del país acogedor.

Por lo que la UE no se ha “ocupado” del caso y es su problema.

Y ya que se trata de confundir el verdadero problema penal con otro secundario y subsidiario, volvamos a citar a Matteo Dominici:

“Precisamente se trata ni más ni menos que de dar la oportunidad a todos estos seres humanos expulsados ​​de la Sebta ocupada, bajo la condición de inmigrantes, de entrar legalmente en España bajo una identidad falsa ya que el Ejecutivo español lo permite, incluso lo alienta clasificando esta jurisprudencia administrativa en la más pura materia humanitaria”.

Este es el problema y no el que plantea la legión de periodistas de circunstancia.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page