Cronica desde TindufCrónicasFeatured

España/Marruecos y la noción de “respeto de soberania e integridad territorial” Geometria escandalosamente variable

Dos pesos, dos medidas

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

La prensa española daba cuenta ayer de un comunicado remitido a Efe por la Oficina española de Información Diplomática, del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, en el que se informa de que la secretaria de Estado ha “convocado” a la embajadora de Marruecos en España y le « ha trasladado a la embajadora Karima Benyaich que España espera de todos sus socios respeto a la soberanía e integridad territorial de nuestro país ».

Es su derecho más “inalienable” como lo es para Marruecos cuando el jefe de Podemos que es vicepresidente del gobierno de España se expresa en un total y ofensivo irrespeto de la soberanía e integridad territorial de Marruecos.

Pablo Iglesias y otros dirigentes de esta versión española de “we can” de Barack Obama, no lo han hecho una, dos o tres veces. No escatiman ocasión ni cita electoralista para “irrespetar la soberanía y la integridad territorial” de su vecino marroquí.

Dicho esto, creo que se debe subrayar que Marruecos jamás ha convocado al embajador español en Rabat porque, entre otras que la secretaria de Estado española debe saber, si lo hiciera cada vez que Iglesia y sus compañeros “irrespetan la soberanía y la integridad territorial” de Marruecos, debería hospedarse en la sede del ministerio marroquí de AA.EE.

Y es que la “soberanía y la integridad y territorial de Marruecos no es, en ningún caso ni aspecto, menos valiosa y “respetable” que las de España.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page