Cronica desde TindufFeatured

España/Polisario: El precio de una fanfarronada

Terrorismo

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana en Nuakchot, de donde acaba de regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

España (AA.EE y defensa) advierte contra acciones terroristas contra españoles en los campamentos argelinos de Tinduf.

Como de costumbre, con una cúpula, de la cual el 80% (entre ellos el “presidente” Brahim Ghali, alias Pol Pot) están bajo mandatos y órdenes internacionales de busca y captura, fue Jira Bulahi, “representantes” de la banda en España quien, en una imprudente dilatación de la lengua, reveló los siniestros proyectos del frente que representa.

El Polisario lo que es y había sido siempre: estrecha cooperación con el terrorismo regional, malversación de la ayuda humanitaria internacional, tráficos de todo tipo, una represión sin precedentes en el mundo y una servidumbre a quien da más.

En los campamentos nos preguntamos quién es el español que viaja a estos tristes campamentos al que las autoridades españolas advierten no efectuar el desplazamiento a este territorio argelino controlado por su Polisario.

¡No se atreven! Os lo diré yo: a los españoles, cómplices del Polisario en la malversación de la ayuda humanitaria que vienen a cobrar sus comisiones pero que ni “elDiario” ni nadie denuncia en España.

Así las cosas, gracias a Bulahi, España y los españoles descubren el carácter eminentemente terrorista de la banda que representa.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page