Cronica desde TindufCrónicasFeatured

  España/Sahara marroquí: Necedad injustificada

Inepcia mortal

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

En España, muchos se están dando cuenta del bajísimo perfil de Argelia tanto en el mundo árabe como islámico e internacional. El prefabricado problema del Sahara que ha permitido tejer tan inverosímil “alianza” hispano-argelina contra Marruecos no parece funcionar ni puede nunca funcionar.

Con su inepcia geopolítica en su entorno magrebí, el gobierno español, expone los intereses de su país a consecuencias irreparables.

¿Quién puede ignorar que 110 países nunca han reconocido la fantasmagórica RASD o aquellos que repudiaron esta entidad a finales de 2016 (45 países) o las decenas que retiraron su reconocimiento a la fantasmal entidad desde entonces?

Dicho con otras palabras: una “legitimidad” fruto de una impostura y de compra de conciencias, cuando se tenía y una realidad que se impone, cundo ha dejado de tener.

¿Y España? Tampoco hay muchos españoles que saben por qué su país no condena los crímenes del Polisario de lesa humanidad. ¿Será porque su “presidente” fue chivato del franquismo?

España y su gobierno, con el arsenal de documentos oficiales sobre su ex colonia y su descolonización por el gobierno de la época con la ratificación de las Cortes españolas saben pertinentemente, por experiencia y por lo visto y por ver en más de 45 años, que la marroquinidad del Sahara no depende ni de lo que pueda decir Rusia ni lo que pueda escribir Cembrero.

Inepcia mortal.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page