CrónicasEn voz altaFeatured

  España/Sahara: ¿Quién no quiere o no le conviene una solución?

Los amantes de la discordia

El analista español Pedro Ignacio Altamirano escribía ayer en su cuenta de Twitter “con la mejora de las relaciones entre España y Marruecos ganamos todos y pierde el terrorismo”.

Al parecer, además del terrorismo hay quien también pierde, especialmente las células durmientes cuando se trata del Sahara y cuando se vislumbra la esperanza de una solución, inherente de poner fin a la indescriptible tragedia de los rehenes del Polisario y de su mentor argelino en su gulag de Tinduf.

A un observador independiente y neutral le sorprende la obstinación y la tozudez con que se combate cualquier iniciativa tendente a salvar a unos secuestrados desde hace 46 años por Argelia y su Polisario.

De hecho ¿Qué han hecho por estas poblaciones, además de una ayuda humanitaria de la que el 90% es malversado por la cúpula de sus protegidos polisaristas en este casi medio siglo de drama? O lo que puede ser lo mismo ¿Qué pueden hacer?

Sin embargo, nada es más fácil que echar un vistazo a la historia… de esta impostura para darse la perfecta cuenta de que el Sahara Occidental fue, siempre marroquí o bajo el protectorado español con Tetuán como capital y que, aprovechando la guerra fría y sus desastres, un grupo de subversivos marroquíes habían creído encontrar una fortaleza para sus peregrinos proyectos “revolucionarios” contra su país: Marruecos.

En síntesis: 46 años sin España, sin Estados Unidos y sin Alemania, el Sahara vive y vivirá su metamorfosis porque su única guerra es el subdesarrollo al que muchos quieren mantenerlo.

Los que creen que pueden moldear la historia, ilusionan. La historia es lo que es, fue y será siempre. Por no haber existido nunca, el Polisario jamás existirá más que en la perturbada mente de su mentor argelino y de los que alucinan…

@InfoMarruecos

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page