Cronica desde TindufFeatured

España y el Sahara: Lo real y lo ficticio  

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

 Curiosamente cada vez que escribo sobre el tema de España y el Sahara llueven las criticas, las descalificaciones y hasta los insultos.
Creo que es sano…muy sano… “voy bien” como había dicho Fidel castro una vez a Camilo Cienfuegos en uno de sus discursos.
Efectivamente, en España aunque ya lo ha desmentido Ana Palacio, los lobbys “pro-saharauis” son fuertes. “Pro-sahrauies’ no significa para ellos pro-Polisario ni mucho menos.
Alguien o algunos se apoderaron de los mapas arqueológicos de la época colonial que, a todas luces contienen misterios que se pueden transformar en fortunas, pero Marruecos no negocia ni nunca negociaría su soberanía. Allí surgió Argelia  dar garantías de servidumbre “por escrito”.
De esta manera lo que parecía, o por lo menos prometía el régimen argelino, se desvanecía con el tiempo, apareciendo estos lobbys como aliados de separatismo y de la desestabilización de la región.
Desde 1975 muchos “medios” y muchos “sectores” españoles llevaron a cabo misiones de exploraciones a este respecto en Rabat con algunos dirigentes políticos marroquíes.
En breve: Cuando se trata del Sahara, las cosas se complican”.
Total se decidió rentabilizar las versiones en los campamentos de Tindouf y en su banda delictiva que lo prometía todo…
Pasaban los tiempos y las milicias de Argelia no hacían más que perder gas y velocidad.
¿Qué hacer? Comenzaron por enterrar el misterio… aunque no es fácil.
Show More

Related Articles

Close
Close