Cronica desde TindufCrónicasFeatured

España y su decisión soberana, Argelia y su histeria: ¿Qué lógica se puede (debe) deducir?

No hay peor ciego que el que no quiere ver

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Los que en España fingen no admitir que la actitud de la junta militar argelina ante una decisión, además de soberana, no afecta ni directa ni indirectamente, da toda su dimensión de legitimidad y de acierto a la decisión del gobierno respecto al Sahara marroquí.

¿Sahara, conflicto bilateral argelino marroquí? ¿ El Polisario, simple pretexto e instrumento en manos de Argelia?

¡Que lo reconozcan y que dejen su cantinela de no “parte en el conflicto!

Se debe ser mortalmente ingenuo para no descubrir, con esta hostilidad extrema argelina, ¿quién es la parte, ¿quién es el pretexto y cuál es la finalidad?

La actitud argelina para con España que roza una declaración de guerra debe colocar en su debido sitio a los verdaderos protagonistas en el prefabricado problema del Sahara marroquí, sus objetivos y a qué son capaces si se intentara quitarles la vaca lechera saharaui.

Hasta la Liga Árabe que no había vacilado en apoyar a Marruecos en su crisis con su vecino del norte se ha negado a hacerlo con su miembro argelino.

Por algo será. De hecho, a excepción de Venezuela y Corea del Norte quién respalda la locura de la junta militar argelina contra un país que no ha hecho más que ejercer su inalienable derecho a tomad las decisiones que le convengan, “consciente” de que Argelia no era, como dice, repite y abusa de repetir, parte en este “problema”.

No sacar las lecciones pertinentes peor que un crimen, sería un error.

Entre otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez

  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?

  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page