Buenos días MarruecosFeatured

España/Marruecos Los mal entendimientos “amistosos”

Lo dijimos en más de una ocasión: Marruecos, para España, es un tema de política interior solo que este tema se ha permutado de los círculos oficiales a los medios de comunicación.

La España de dos velocidades: los poderes públicos que velan por los intereses propios y cierta prensa que vela por los intereses de ajenos. De donde la proliferación de los autoproclamados “especialistas” de cuestiones marroquíes, que ante el trágico vacío dejado por las autoridades de la información y comunicación marroquíes en España, muestran sus músculos con los trapos sucios del vecino marroquí y hasta inventan sus propias concepciones y visiones de lo que es marruecos, su política, sus símbolos y sus capacidades y limitaciones.
De esta forma provocan múltiples mal entendimientos amistosos que sin los mecanismos que ambos países han creado para salvaguardar sus recíprocos intereses hubieran podido provocar el caos entre los dos países.
En Marruecos nadie pretende ser “especialista” o “experto de asuntos españoles. Nos limitamos a nuestra cocina interior, refiriéndose a la actualidad en el país vecino cuando algún foco de atracción informativa se impone.
Como lo decía ayer el letrado Saad Sahli, la carencia de una nueva estrategia de comunicación con el vecino español constituye una “circunstancia atenuante” para estos militantes de la memoria ajena.
Pero, desde Mohamed BenAissa como jefe de diplomacia, pasando por Taieb El Fassi Fihri, Saadedine Al Othmani, Salahedine Mezouar hasta, ahora Nasser Bourita, la comunicación y los agregados de prensa en nuestra embajada en Madrid siempre han sido el pariente pobre de nuestra misión diplomática en la capital española.
Es la gran oportunidad de estos “más informados que los marroquíes” que, además, por obvias razones, encuentran apoyo y simpatía en cierta prensa francófona marroquí.
En una palabra como en mil: Marruecos tiene medios, potencial y recursos humanos para “prescindir” de estas plumas (o teclados) exageradamente intencionadas.
Pero… no lo vamos a repetir mil veces que no hay peor sordo que el que no quiere escuchar.
El Polisario que dilapida la ayuda humanitaria internacional destinada a las poblaciones en los campamentos argelinos de Tindouf, en campanas anti-marroquíes y en compra de conciencias en España.
Es inmoral…
Y España que lanza una orden de busca y captura contra el jefe de la banda del Polisario Brahim El Ghali por crímenes contra la humanidad mientras que Rabat se complace en su papel de espectador.
¡Alucinante!
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page