Cronica desde TindufFeatured

España/Sahara Principios éticos, según algunos

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

 Por repetirse aquí en fomarruecos.ma y en otras tribunas, el tema ni siquiera merece mención, sin embargo respondamos de nuevo: cuando los mil y un vocero que contaminan el espacio informativo en España  en el, por voluntad divina o por decreto ideológico so exentos de pruebas o detalles… siempre que se consagren a lo que se han consagrado siempre: difamar y calumniar a Marruecos.

En cambio si un saharaui, un ex dirigente de esta misma propaganda separatista en España habla de la malversación de la ayuda humanitaria internacional por el Polisario y sus mentores argelinos con la ayuda de muchos en España, entonces debe traer los nombres, apellidos, direcciones, números de teléfono, cuentas bancarias, la fecha y el monto de los boletos etc.. si no es un intoxicador.

No importa si la Unión Europea y los organismos donantes tienen estos datos, los han anunciado y, lo que es más determinante, tomaron las medidas que se imponían.

Deontología a mil velocidades. Geometría variable y lecciones de ética de quien no las debe dar.

El tema, decía antes, ni siquiera merece mención. Efectivamente porque hace tiempo que, como diría el otro, cogimos todos los valores morales de estos donantes de falsas lecciones desde España, los pusimos en el batel y echamos la cadena.

Es lo único que merecen.

Ahora bien, el curso de los acontecimientos está restando credibilidad estos militantes de la impostura, que, sin poseer datos sobre sus ingresos o la identidad de quien los sufraga les decimos en voz alta y en mayúscula: ¡están definiendo una causa perdida porque ante ustedes nunca nos cansaremos de defendernos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page