España/Sahara Prohibido decir la verdad Khalil R’Guibi

0
felipe Gonzalez, ex Presidente del gobierno español

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

Después de José Luis Rodríguez Zapatero y Miguel Ángel Moratinos, verdaderos herederos del pensamiento de Pablo Iglesias (el verdadero), Felipe González decide alzar la voz y pro clamar lo que ha visto, verificado y comprobado durante su ejercicio de la presidencia de España.
De hecho ningún presidente español puede afirmar lo contrario después de tener acceso a los archivos clasificados “Top secret” en la Moncloa en los que la marroquinidad del Sahara es incuestionable.
González, pues y antes de él Zapatero y en parte Moratinos son incorruptibles moral y políticamente no como muchos plumeros que van “cazando” al mejor impostor.
Ningún político español de alto rango ignora o pueda ignorar que la marroquinidad del Sahara aparece por todos los lados y que el proyecto argelino de una nueva entidad fantasmagórica en el Sahara marroquí formaba parte de la guerra fría y siguió con la paz caliente.
La pregunta es por qué se obstinan en observar un silencio complice cuando saben pertinentemente donde se encuentra la clave de una solución justa y duradera del prefabricado problema del Sahara.
Lo de Felipe González ha sido la génesis de la emergencia de una fehaciente verdad política.