CrónicasFeaturedFin de Trayecto

ESPERAR CONTRA TODA DESESPERANZA Elias D Galati (Argentina)

Tribuna infomarruecos.ma

 En la ciudad en la que vivo existe un Centro de Dia de la Parroquia de la Catedral, donde se asiste a gente en situación  de calle desde hace muchos años.

En el año 2012 pusimos en dicho Centro en marcha un proyecto “La inserción social a traves de la cultura”, por el cual agregamos a la asistencia, talleres de oficios, electricidad, plomeria, panificación, cocina y otros, a fin de capacitar a la gente en situación de calle, para que pudieran tener una salida laboral, poseer un oficio y ganar su sustento para vivir dignamente.

 El proyecto permitía la capacitación, el control de Educación a Distancia, y se hizo presencial, hasta la irrupción de la pandemia en marzo de este año 2020.

Muchos alumnos terminaron la capacitación, y algunos consiguieron trabajo o changas como electricistas, cocinero y ayudantes en bares y restaurantes.

El proyecto se completaba con otro llamado “Vivienda digna y trabajo digo” que comenzó en el año 2013, con la colaboración de quienes hacían viviendas ecológicas a partir de armado de palets rellenos de botellas de plástico con papeles y cartones, de los cuales llegamos a realizar varios, y a acumular miles de botellas, pero no se pudo concretar por la falta de lugar para ubicarlos.

Los pedidos que hicimos para conseguir tierras fiscales  ociosas y sin utilidad fueron vanos, por lo que ante la imposibilidad de seguir acumulando material debió suspenderse antes de terminar el 2013.

Habíamos pensado que si se extendía el proyecto podríamos cambiar la situación de la gente que vive en la calle en nuestro país, y en lugar de seguir recibiendo asistencia, dependiendo del Estado, podrían trabajar y ganarse el sustento.

Si bien recibían la tierra, trabajarían en la construcción de sus casas, lo que los haría dignificados.

Hay en día, con un criterio mas reflexivo, nos encontramos en una encrucijada que impide el desarrollo de la actividad de cada hombre en nuestras comunidades.

A pesar de entender que a la asistencia había que incorporar la enseñanza, darle al hombre atributos y conocimientos para que puede progresar por si, nos invade la desesperanza.

Porque comprendemos que hace falta algo más, el contexto social y político, la educación y la cultura de un país.

Que hace falta una decisión política, y desde las más altas esferas un ejemplo claro de acatamiento a las normas republicanas y democráticas, y un apego a la ética personal y social.

Que el cambio será posible si hay un ejemplo, desde el poder, de cuales son las virtudes que se deben respetar siempre, y que si no se respetan, obran los mecanismos de control, que producen el castigo pertinente a los culpables, a todos los culpables, sin condición, y sin privilegios.

Es un trabajo de ida y vuelta, de un pueblo que vive de los valores, porque cree en ellos, que ama la dignidad, el trabajo, la equidad, la paz y la justicia, y de sus mandatarios, que siendo quienes deben hacer cumplir las normas sociales establecidas y el mandato dado por la comunidad, gobiernan y legislan de acuerdo a ellas, y  dan prioridad a los valores que encarna la tradición y la realidad de la gente.

Que no buscan su conveniencia, su felicidad, y el privilegio de quienes los acompañan, sino que postulan una sociedad igualitaria, equitativa, para todos, sin banderías ni condiciones.

Que sino se tiene conciencia de los valores, de una comprensión desde el poder, que hay que respetar la ética, la moral y el equilibrio, todo se desbarranca y no hay posibilidades de cambio.

Pero esas cuestiones se han convertido en ilusorias; la realidad que nos circunda, nos muestra que la sociedad ha dado un giro de 180º y que como ya hemos dicho tantas veces, al tripode griego de la verdad, la belleza y el bien, se ha traspuesto a otro conformado por fama, dinero y poder.

Si las virtudes de la sociedad se priorizan en razón de la fama, del dinero y el poder, la vida se hace difícil e insoportable.

De esa forma la sociedad va hacia el precipicio, pero es posible que en ese camino reaccione y vuelva a pensar en la prioridad de la ética sobre todo de la ética social.

 

ESPERAR

Esperar…

no se porque espero

si no hay esperanza

mas espero

Esperar…

ni saberlo anhelo

es palabra vacia

mas espero

Esperar..

la verdad te revelo

no se lo que espero

mas espero

Esperar..

divinidad en celo

porque te niegas a amar

mas espero

Esperar..

el ser, inmóvil, quedo

Lazaro renovado

mas espero

Elias D Galati

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page