Crónica internacionalFeatured

Este Marruecos que queremos ¡Admirable!

Confidencias de un anciano

 

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Nos contaba ayer un anciano (BJ.M) que él comienza a dudar de que “este problema del Sahara” lo han inventado para distraer a Marruecos de las sagradas causas de las naciones árabe e islámica. “Argelia se he resbalado”.

Lo de la Marcha de hoy por Palestina en Rabat demuestra que hay países que tienen un pueblo y que es la más valiosa de las riquezas.

Antes incluso de la gran Marcha por Palestina BJ.M nos explicaba a sus hijos y nietos que “De haber tenido este pro lema del Sahara, Marruecos hubiese sido otro”. Marca una breve pausa y enfatiza “pero Israel, estados Unidos y vete a saber quién más lo supieron”.

Por ello, sigue comentando el viejo BJ.M “los saharauis nos sentimos orgullosos de ser marroquíes”.

BJ.M se desmarca de los que califica “vendedores de su alma al diablo” y aconseja casi llorado “evitar ser vende patrias”.

Con vínculos familiares con Brahim Ghali, el viejo lo niega, afirmando que “es una vergüenza”. “Los hombres libres y sin apetitos de riqueza fácil e ilícita nos quedamos en nuestro país. Nadie puede comprarnos”.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page