FeaturedLas Cosas lo que son

Extremismo… todos los extremismos Incógnitas por despejar

 

De antemano debo reconocer que por más vueltas que le doy al asunto no logro una explicación lógica o por lo menos racional: ¿Cómo hacen las bandas de inmigración clandestina y del reclutamiento de terroristas para atraer a tantos jóvenes?

Debe ser una cuestión de especialistas y lo mío es el derecho. No obstante, la recién anunciada iniciativa de Interior y de Habús y Asuntos islámicos sobre s declaración de guerra a la literatura extremista que, por lo demás, ha comenzado ya, ha despertado mi curiosidad, comenzando a deshojar las hipótesis y probabilidades.

Los dos antes citados ministerios explican su “guerra” por el hecho de  proteger a los jóvenes marroquíes del radicalismo religioso y evitar que caigan en manos criminales de organizaciones terroristas, sin olvidar, de paso y es pertinente, de señalar que dichas medidas de ninguna manera constituyen ningún obstáculo para la libertad de pensamiento y expresión.

Pues bien… muy bien, incluso.

¿Y la inmigración? Que yo sepa no hay ninguna literatura que glorifica  elogia la aventura de tomar un ataúd flotante para   la peor manera posible como lo hacen miles de engañados. Ni siquiera hay predicadores de lo que podría ser la doctrina migratoria que preconizan este tipo de aventuras.

Sin embargo, nadie puede ignorar que, habida cuenta del elevadísimo número, cualesquiera que sean las circunstancias en Europa o aquí en África, estas redes manipulan negocios multimillonarios a base de la vida del prójimo.

Unos y otros desprecian la vida y ambos atentan contra todos los valores morales y religiosos existentes y por existir.

Por ello una atención muy particular debe ser consagrada a estas redes de emigración clandestina porque paradójicamente el numero de víctimas ni es inferior al del terrorismo ni es distinto su destino final.

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page