Cronica desde TindufFeatured

Falsificación e inmigración: Los otros grandes negocios del Polisario 

Tráficos, en plural

Mi identidad no importa, solo mi mensaje. Mi hermana ha vuelto a Marruecos tras meses de hospitalización en Nuakchot, pero el resto de mi familia sigue en los campamentos del Polisario en Tinduf, olvidados por la “solidaridad” internacional y los “derechos humanos”.

Paralelamente a la revelación de redes de pedofilia en España en nombre de las trasnochadas “Vacaciones en paz”, “La Nueva España” daba cuenta de la apertura de un juicio oral a una red que introducía saharauis con falsos certificados médicos

“Piden 34 años para los 22 implicados, entre ellos el « cerebro » de la organización, un saharaui que trabajó diez años en Cruz Roja de Avilés” precisaba el rotativo español que explicaba que se trata de un tal Mulay H. H. L., un saharaui de 69 años, que introducía ilegalmente, en 2017 y 2018, a una veintena de “refugiados en el gulag argelino de Tinduf en España con falsos certificados médicos y falsas invitaciones para viajar a Asturias para recibir tratamiento en el HUCA.

Según el ministerio público, tras falsificar estos documentos, los remitía a Argelia, donde se presentaban en el Consulado de España en Argel, que extendía posteriormente los visados médicos para que pudiesen entrar en España. Este saharaui tramitó, por otro lado, un gran número de tratamientos en el HUCA que sí fueron legales.

Tráficos, en plural… tráficos a punta pala y no es más que la cara visible del iceberg argelino en su empresa hegemonista con la procuración a su milicia del Polisario.

¡Qué horror!

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page