CrónicasEstilo de vidaFeatured

Fiesta de Trabajo: entre el peso de la crisis sanitaria y la esperanza de un futuro mejor

Primero de mayo descafinado

Al igual que sus compañeros de todo el mundo, la clase trabajadora en Marruecos celebra este sábado el Día Internacional de los Trabajadores en unas condiciones excepcionales, marcadas, aun, por la onda expansiva de la pandemia del coronavirus y la esperanza de un futuro mejor.

De hecho, la pandemia que lleva más de un año golpea duramente a la clase trabajadora, especialmente a sus miembros más vulnerables, afectando el poder adquisitivo de los hogares y amenazando con empujar hacia la pobreza a una franja importante de la población.

Por segundo año consecutivo, pues, la situación epidemiológica, en particular los riesgos que representan las concentraciones en los espacios públicos, impide la realización de los tradicionales desfiles del Primero de Mayo.

Para ello, los sindicatos, los trabajadores se ven obligados a prevalecer el derecho a la vida y buscar alternativas a pesar de sus preocupaciones por las consecuencias de la crisis actual en el mundo del trabajo, al optar por movilizarse de forma virtual.

Así, como el año pasado, la Fiesta de Trabajo tendrá lugar este sábado « con mínimo », sin actos festivos, desfiles o discursos al aire libre, que la crisis sanitaria exige. Por tanto, las centrales sindicales están realizando una movilización « virtual », optando por las nuevas tecnologías como alternativa para informar a la clase obrera sobre el programa del 1 de mayo de 2021.
Por otra parfte, la clase obrera, pilar del desarrollo económico y de la creación de riquezas, está al frente de las prioridades del Gobierno, afirmó, el viernes, el ministro de Trabajo e Inserción Profesional, Mohamed Amekraz.

En una alocución con motivo del Día Internacional de los Trabajadores, el ministro explicó que para construir una sociedad cohesionada y solidaria, que goce de la estabilidad y de la justicia social, el Gobierno ha previsto en su programa de acción numerosos proyectos destinados a mejorar la situación socioeconómica de los trabajadores, especialmente mediante el desarrollo del arsenal jurídico y su adaptación a las cartas y normas internacionales, la continuación de la institucionalización del diálogo social y la mejora de las condiciones de trabajo, de la salud y de la seguridad en los lugares de trabajo.

A pesar de la propagación de la pandemia de la Covid-19 y de su coste económico y social, el Ejecutivo ha mantenido la aplicación de los mecanismos resultantes del diálogo social tripartito del 25 de abril de 2019, ejecutando los tramos restantes de los incrementos salariales decididos en el sector público, subrayó Amekraz, señalando que el valor global de los compromisos financieros del Gobierno para dicho acuerdo alcanzó los 14,25 mil millones de dírhams.

Al activar el aumento del salario mínimo en un 10% en dos años, en los sectores del comercio, la industria, los servicios y la agricultura, el Gobierno habría cumplido todos sus compromisos financieros en virtud del acuerdo del 25 de abril, cuya aplicación se extiende a lo largo de 3 años.

La celebración del Día Internacional de los Trabajadores se produce este año en un contexto marcado por la crisis sanitaria, lo que implica diversas medidas y prevenciones, señaló, indicando que gracias a la visión sabia e ilustrada de Su Majestad el Rey Mohammed VI, Marruecos sigue afrontando la pandemia y sus impactos con la misma firmeza, desde el registro del primer caso de infección. Map

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page