CrónicasEn voz altaFeatured

  Fiesta del trono-2022/Discurso real La nobleza de un Rey

Lección de magnanimidad

 

Todo el mundo sabe que el rey Mohamed VI considera la paz, la fraternidad, la convivencia y el respeto mutuo como opciones estratégicas que, para Marruecos, nada puede alterar.

Hoy, en un alarde de clarividencia y de magnanimidad, raros en los mandatarios de la inmensa mayoría de los países del mundo, el Soberano ha vuelto a dar una lección y un modelo de nobleza y de clarividencia. “Recalco una vez más, dijo el Soberano, que las fronteras que separan al pueblo marroquí del hermano pueblo argelino nunca serán barreras que impidan su interacción y entendimiento”.

“Nuestro deseo, precisó al respecto, es que estas fronteras se conviertan en puentes que permitan a Marruecos y Argelia acceder a un futuro mejor y ofrecer un buen ejemplo de armonía a los demás pueblos del Magreb”.

Lo que deben serlas cosas y no lo son a causa de otros.

“En esta ocasión, dijo SM, exhorto a los marroquíes a conservar el espíritu de fraternidad, solidaridad y buena vecindad que los anima con respecto a nuestros hermanos argelinos. Además, les aseguramos que, en todas las circunstancias, Marruecos y los marroquíes siempre estarán a su lado”.

Paz, concordia y convivencia a pesar de los pesares. Magnanimidad, generosidad y grandeza de alma. 

“Las acusaciones, explicó el monarca, de que los marroquíes insultan a Argelia y los argelinos son obra de irresponsables que se esfuerzan por sembrar la discordia entre los dos pueblos hermanos. Estos chismes sobre las relaciones entre Marruecos y Argelia son totalmente insensatos y sinceramente espantosos. En lo que a Nosotros respecta, nunca hemos permitido ni permitiremos que nadie dañe a nuestros hermanos y vecinos”.

Y para dar su real y verdadera dimensión de su magnanimidad: 

« Además, aseguramos al pueblo marroquí Nuestra firme voluntad de encontrar una salida a la situación actual y promover el acercamiento, la comunicación y el entendimiento entre los dos pueblos”, dijo SM antes de puntualizar: “Aspiramos a trabajar con la presidencia argelina para que Marruecos y Argelia puedan trabajar, de la mano, para establecer relaciones normales entre dos pueblos hermanos, unidos por la historia”.

Una mano tendida… que permanecerá tendida sin esperar contrapartidas. Es el gesto y la iniciativa de un Rey, ejemplo, como SM El rey Mohamed VI.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page