Fin de Trayecto/REPORTAJE   El Museo de la Kasbah de las culturas mediterráneas de Tánger

0

 

 Redacción de Tánger.-Infomarruecos/Conacentomarroqui

 Como parte de su estrategia de renovación de los  museos, la Fundación Nacional de los Museos (FNM) ha desarrollado un proyecto de restauración y rehabilitación para el Museo de la Kasbah de Tánger.

   Después de varios meses de trabajo, el Museo de la Kasbah de las culturas mediterráneas es desde julio de 2016 un lugar más acogedor y atractivo, con una nueva escenografía que permitió devolver todas sus dimensiones a las colecciones presentadas.
Presentación general
    El Museo de Culturas Mediterráneas de la Kasbah es un sitio de patrimonio esencial y una parte importante de la memoria colectiva mediterránea. También es una de las instituciones culturales más antiguas que atestigua la riqueza y diversidad de la cuenca mediterránea.
    Está ubicado en el corazón de la Kasbah de Tánger, una ciudad que goza de muchas ventajas geoestratégicas. Esta situación le otorga el papel esencial de interfaz entre África y Europa, así como entre las dos áreas marítimas que son el Océano Atlántico y el Mediterráneo. Anteriormente conocido como el Palacio Kasbah llamado « Dar Al-Makhzen » o « Palacio del Sultán », el Museo ocupa la parte oriental de la Kasbah de Tánger. Disfrutando de una posición estratégica, el sitio adyacente al palacio habría sido utilizado por los cartagineses y los romanos, como lo demuestra la leyenda de que un templo de Hércules una vez estuvo allí.
    Durante el primer período de la existencia  musulmana, las fuentes históricas hablan de un gobernador instalado en el lugar del Palacio de la Kasbah de Tánger en el siglo XII. Sin embargo, los datos arqueológicos siguen siendo muy insuficientes para confirmar esto. Más tarde, este sitio vio la construcción sucesiva de la residencia de los gobernadores portugueses « Domos Praefecti » entre 1471 y 1661, luego un castillo más grande « Castillo Superior » que fue la residencia de los gobernadores ingleses desde 1662 hasta 1684.
     El palacio de Kasbah es obra de Ahmed Ben Ali, hijo del Caid Ali Ben Abdellah El Hamani Errifi, quien  expulsó  al ocupante inglés en 1684. Una inscripción de la fundación está grabada.
    En el revestimiento mural en zellige de la « Qobbat dar el Boukhari » indica la fecha de 1151 de la Hégira, es decir, 1737-1738 dC. Desde entonces, este monumento constituye la sede del poder y el símbolo de la autoridad local. El edificio ha sufrido varias reestructuraciones durante los reinados de Sultans Moulay Slimane y Moulay Hassan I.
Las colecciones
   El Museo de Kasbah de Cultura Mediterránea ofrece a sus visitantes el descubrimiento de una exposición excepcional, que consta de colecciones arqueológicas y etnográficas que reflejan la diversidad y especificidad de Tánger.
     La exposición se desarrolla de manera flexible: se divide en tres secciones organizadas según la ruta arquitectónica del Palacio. Un itinerario cronológico iluminado por paradas temáticas permite a los visitantes contemplar la belleza del edificio, pero también para reconstituir, reconstruir y de apropiarse de la historia de la ciudad y sus interacciones con el mundo mediterráneo.
Detalles y descripción
   El edificio se ubica dentro del recinto amurallado de la kasba y está compuesto, además de por un Riyad y un patio central a cielo descubierto rodeado por un peristilo con seis columnas de mármol con capiteles compuestos, por la tesorería y por diversas salas coronadas con cúpulas de madera labrada y pintada, todas ellas representativas de la arquitectura y del más puro arte marroquí de Tánger. 

En 1922, el Gobierno francés decidió instalar en estas dependencias un museo que inicialmente estuvo constituido por la colección privada de E. Michaux-Béllaire. Esta colección, que reproducía la artesanía marroquí, estaba formada por objetos de madera, artículos de tela y utensilios de cerámica. Con el transcurso del tiempo, la colección se fue enriqueciendo con objetos etnográficos: cuero, alfombras, armas, jaeces, joyas y cerámica y, a partir de los años cincuenta, con los hallazgos arqueológicos expuestos en el « Museo de Antigüedades », provenientes de diversos yacimientos de Tánger y de la región: necrópolis de Marchan, Cotta, grutas de Achekkar, Kouass-Briech, Ayn Dalya, Moghogha, Zilil, entre otros.

El museo acoge una amplia muestra de la producción artesana local, regional y nacional marroquí de diversas épocas. Asimismo, el museo ofrece muestras de la escritura marroquí (manuscritos) y herramientas tradicionalmente utilizadas para la escritura y para las cartas con la intención de resaltar la dimensión poética y, en cierta medida, espiritual que se le confiere a las residencias marroquíes.

La sección de arqueología está organizada siguiendo un orden cronológico. Las diferentes épocas se muestran por la tipología de las tumbas establecida por André Jodin en los años 1960 y 1970 y por Michel Ponsich, conservador del museo durante los años 1950, quien excavó y fechó las necrópolis fenicias. De época mauritana y su emblemático rey Juba II se puede admirar el hermoso ejemplar de una moneda con la grabación ‘rex Juba’, en una cara en latín y en la otra cara en griego. Se puede contemplar también la ‘Navegación de Venus’ en un magnífico mosaico hallado en Volubilis.