F’nideq: Buscando aparcar desesperadamente

0
Said Jedidi es periodista, escrtor y embajador de la paz por el Circulo Universal de embajadores de la paz (Ginebra)

 En mi “Yamna o memoria Intima” señalaba que, en Castillejos, ante, Fnideq, hoy se vende todo… todo hasta las convicciones religiosas y políticas.

No cabe duda de que eran otros tiempos. Hoy amigos venidos de Algeciras o de Cádiz, acostumbrados a viajes por Marruecos, no ocultan su asombro de como en tan poco tiempo se ha realizado tanta ordenación del espacio público y del territorio.
Una revolución que nos desaconseja preguntar de qué vive esta prospera ciudad donde las gi das de bocadillo nada tienen que envidiar a sus homologas de Nueva York, entre otras…. Otras.
¿La razón?
El cada vez más elevado número de sus visitantes de todo el país que, los fines de semana superan cinco hasta ocho veces la capacidad de albergue de tan, hasta hace poco, pequeña localidad.
Y aquí está la madre del cordero…
La ciudad tiene unos cinco o seis aparcamientos que cuelgan el cartelito de “completo” a las nueve de la mañana.
Y, como todas las aceras de la ciudad están pintadas de rojo y blanco. O sea prohibió aparcar ¿Qué hacer?
Buena pregunta a los responsables la gestión municipal de la ciudad.