América LatinaCrónicasFeaturedIntegridad territorial

FPP*: Sáhara es de Marruecos y el Polisario es de Argelia Ricardo Sánchez Serra*

Desde Perú

Contamos los recientes episodios, los triunfos diplomáticos de Marruecos, la responsabilidad de Argelia y su alnado el Polisario que pretenden eternizar el conflicto artificial.

-¿Porque el Sahara es un asunto de Marruecos?

Si analizamos las maniobras diplomáticas de diferentes países durante el 2020, podemos concluir que el envío de las milicias del frente Polisario por parte de Argelia a bloquear el paso fronterizo del Guerguerat entre el Reino de Marruecos y Mauritania, después de múltiples llamamientos de la ONU a no hacerlo, es el acto diplomático-militar más torpe, equivocado y desorientado de todo el 2020.

Gracias a esta nefasta maniobra, Marruecos empezó a recoger, inmediatamente, todos los frutos que sembró su diplomacia visionaria, activa, moderna, geoestratégicamente preparada y firmemente unida gracias a la precisa conducción del Monarca y la ejecución de su canciller, en los últimos 15 años.

A nivel internacional, el primer logro fue el reconocimiento de los Estados Unidos de América a la soberanía del Reino en el Sahara durante la presidencia de Trump y su confirmación por parte de la actual administración de Joe Biden. La actual administración ha demostrado en diferentes pronunciamientos de portavoces y/o Secretario de Estado que no van a retirar el decreto presidencial firmado por el exmandatario Trump.

No solamente no han dado marcha atrás, sino han demostrado con actos el firme partenariado entre el gigante mundial y el país norteafricano. El mayor de estos actos es la celebración del ejercicio militar más importante que organiza las fuerzas armadas americanas fuera de su territorio llamado “el león africano”, en el suelo del Sahara casi en la frontera con Argelia junto con el ejército marroquí.

Después de la histórica decisión americana Marruecos cosecho otros beneficios como la firma de un acuerdo de pesca que incluye las aguas del Sáhara con Rusia, la visita de una delegación de alto nivel de la Cámara de Comercio China a Dajla, el llamamiento de muchos actores políticos europeos de gran relieve a seguir los pasos de Estados Unidos, el acercamiento cada vez más significativo con Gran Bretaña y la apertura de consulados en el Sahara.

En este sentido, la reciente apertura de la representación diplomática de la República del Senegal en la ciudad de Dajla, es considerado como un importante acontecimiento regional e internacional que viene reafirmando el carácter marroquí del Sáhara y el reconocimiento por la comunidad internacional.

Actualmente hay 21 consulados generales con sede en las provincias del sur de Marruecos. Todos sabemos que pronto se abrirán muchos más  y de países muy importantes, puesto que para Marruecos, quien maneja el tiempo en este asunto,  la confirmación de la “marroquidad del Sáhara” es un proceso continuo e irreversible, reflejando de manera irrefutable el apoyo creciente e inequívoco a Marruecos y a su iniciativa de autonomía que presentó en el año 2007, calificada repetidamente como seria, creíble y realista, y siendo también la única base para una solución justa y duradera de este conflicto artificial, que no hizo más que durar.

Esta presencia internacional en la región del Sáhara marroquí que goza de un destacado clima de estabilidad no es fruto del azar. En esta zona, se está llevando a cabo un modelo de desarrollo que fue lanzado por el Rey Mohammed VI en 2015, con un presupuesto de aproximadamente 8.000 millones de dólares, para convertir las provincias del sur en una verdadera palanca para el progreso mediante el lanzamiento de grandes proyectos, como unidades industriales, polos tecnológicos, un puerto en Dajla, una central eólica y solar, una unidad de desalinización de agua, presas, en los cuales los operadores económicos saharauis participan activamente.

Por otra parte, Marruecos ha reforzado su presencia militar en sus fronteras después de la declaración del Polisario de poner fin al acuerdo del alto el fuego. En este sentido, Marruecos selló todas las rutas por donde las milicias procedían a sus incursiones al Guerguerat y construyó nuevos muros de contención que separan la los campamentos de Argelia y el territorio marroquí.

-¿Porque el Polisario es un asunto de Argelia?

La respuesta la tenemos en la historia de la creación de este hijo bastardo de Argelia quien robó todo el dinero de los auténticos argelinos, se dedicó a traficar con drogas y coquetear con el terrorismo. Este hijo, que ya tiene 47 años, está cansado, frustrado y completamente moribundo.

Argelia que invirtió toda su riqueza en este hijo ilegitimo, sigue empeñada en apoyar la guerrilla del Polisario y usa a los saharauis secuestrados en su territorio como una herramienta” para contrarrestar a Marruecos y desestabilizar así toda la región del Magreb

Son muchas las razones y motivos que llevan a este país a obsesionarse con Marruecos. La política del régimen argelino y su diplomacia no tienen otro dosier salvo las maniobras barriobajeras en todos los foros regionales e internacionales de diferentes sectores en contra de su vecino del oeste.

No existen ejes de política exterior en la Cancillería argelina, existe un solo enfoque y un único objetivo; como dejar al hijo bastardo con vida y volver a soñar con la hegemónica regional y su quimera de encontrar una salida hacia el Océano Atlántico con el fin de cortar cualquier vínculo de Marruecos con África.

 Siendo parte directa del conflicto regional sobre el Sáhara, Argelia, se contradice entre sus hechos y dichos, tiene una responsabilidad flagrante y las evidencias no faltan: Argelia financia, Argelia acoge, Argelia arma y Argelia sostiene diplomáticamente y mediáticamente a los mercenarios del Polisario.

Sorprende saber que, en los llamados campamentos de Tinduf, instalados desde hace más de 45 años en el sur de Argelia, viven menos de un 20 % de habitantes secuestrados de origen saharaui (marroquí o mauritano), los demás son los mismísimos argelinos y los nacionales de países vecinos como Mauritania, Malí, Níger y Chad. No obstante, el Polisario siempre tiende a exagerar el número de los habitantes de estos campamentos de la vergüenza con el fin de perpetuar el conflicto y obtener más ayuda de los países donantes y de las organizaciones internacionales y enriquecer los generales argelinos y su cúpula de dirigentes.

Es por ello, que el papá del Polisario, rechaza firmemente el censo de la población de esos campamentos a pesar de los repetidos llamamientos de varias organizaciones internacionales, usando cómo escudo humano a hombres, mujeres y niños que viven en condiciones infrahumanas, privados del más mínimo derecho fundamental, como es la libertad de circulación o de expresión.

Lo frustrante para el papá del bastardo, quien ha sido el responsable de la perduración del conflicto durante tantos años, no ha conseguido el reconocimiento de su hijo, ni en las Naciones Unidas ni en la Unión Africana, a pesar de sus repetidas maniobras de desestabilización que intentan poner en riesgo la continuación del proceso político de las Naciones Unidas para avanzar hacia una solución realista y realizable de la Cuestión del Sáhara.

Ante las fracasadas artimañas de Argelia y los numerosos logros de la diplomacia marroquí, el Polisario representa un gran problema para Argelia, puesto que la comunidad internacional ha constatado y ha entendido de una vez por todas que es Argelia y no el Polisario, quien debe sentarse a negociar con Marruecos una solución definitiva de este diferendo.

Las ambivalencias sobre el alto el fuego que difunden los servicios de inteligencia de Argelia y su prensa, han sido respondidas por el canciller marroquí Nasser Bourita, quien llamó, recientemente, al Consejo de Seguridad para determinar, con toda objetividad, quién viola el alto el fuego a diario y reclamó su fin y, por otro lado, quién se aferra a este alto el fuego. También pidió al Consejo de Seguridad aclarar quien apoya y quien obstaculiza el proceso político, y quien obra con la Minurso y reclama la exclusividad de la ONU.

Asimismo, el canciller subrayó que “a través de todo lo que dice y hace, su movilización y sus posiciones, Argelia demuestra que es la parte real. Es ella la que lo confirma diariamente a través de sus declaraciones, acciones, movimientos”, señalando que “Marruecos está de acuerdo en que la solución sólo puede ser marroquí-argelina”.

Es atroz y asombroso que Argelia siga gastando tantos recursos, tanta energía y tanto dinero en sus hostilidades obsesivas contra Marruecos, en lugar de invertir sus esfuerzos en su desarrollo interno y de satisfacer las demandas sociales de su pueblo y de su juventud. Es asombroso ver que un país rico en gas que se permite financiar a tiranos y mercenarios del frente Polisario, sufre de escasez de productos básicos como aceite, leche o harina.

Las protestas argelinas masivas del Hirak donde salen los ciudadanos argelinos cada martes y viernes pidiendo un Estado civil y no militar, un presidente que estuvo casi un año ausente, el malestar social generalizado y la fracasada campaña de vacunación en Argelia, los múltiples asuntos de corrupción dentro de la cúpula de los militares, son elementos que llevan al régimen argelino a crear un enemigo externo para desviar la atención del pueblo argelino de sus verdaderos problemas, indoctrinando a su pueblo para el odio de Marruecos.

La insistencia de Argelia para hacer perdurar el diferendo artificial sobre el Sahara no hace más que complicar y poner trabas al proceso de la integración económica a nivel regional y continental, desaprovechando las oportunidades que ofrece el continente más joven del mundo y el más rico en recursos naturales.

* FPP: Federación Periodistas de Perú

* Analista internacional

De: FPP: Federación Periodistas de Perú

 

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page