Cronica desde TindufCrónicasFeatured

“Garantías” de Sánchez a Taboune sobre B.Ghali: Un grave atentado contra el principio básico democrático de separación de poderes en España

En voz alta

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

En medio de una grave convulsión al Polisario ninguna “versión” le sirve. Los intentos de desviar la realidad y la presencia de su jefe, objeto de recursos judiciales en España entre ellos una denuncia por violación en 2010 presentada en su contra por asociaciones de derechos humanos y por una joven saharaui de los campamentos llamada Khadijatou Mahmoud y mil y una violación de derechos humanos como la militarización de menores, no parecen encajar.

Más inteligente, sabiendo que la usurpación de identidad es un grave delito, Alemania se ha desmarcado de tan incómodo personaje, solo España ha aceptado atentar contra independencia de su propia justicia.

En esta óptica, los servicios de seguridad españoles deben averiguar la manera con la que un individuo objeto de una orden de busca y captura entra a España con una falsa identidad, llegando incluso hasta el hospital San Pedro de Logroño.

Evidentemente, el régimen militar argelino está acostumbrado a este tipo de atentados a la ley y a la justicia, pero ¿Y España? Pues acaba de estrenarlo.

No obstante, sin necesidad de que lo proclame en voz alta, como lo hace el ex presidente del gobierno español José Ljuis Rodriguez Zapatero, Pedro Sánchez y hasta Pablo Iglesias saben pertinentemente, como lo escribe hoy mismo AtlasInfo.fr: “Hoy es una apuesta segura que si las autoridades argelinas abran las puertas cerradas de estos campamentos de refugiados, podríamos presenciar « una marcha verde al revés », donde las poblaciones saharauis marcharían en el desierto hacia Marruecos, para salir de este infierno que nunca termina y se une a su patria Marruecos, con este objetivo de formar parte de la solución de autonomía propuesta por Marruecos y que apela a todos los foros internacionales”.

Pero es “la razón de Estado” o “Estado de la razón”.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page