GDIM IZIK El derecho a la vida es uno de los derechos humanos más sagrados

0

InfoMarruecos/Conacentomarroqui/Agencias.-

 En el 10° aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, se anunció la creación de LA ASOCIACIÓN DE COORDINACIÓN DE FAMILIAS Y AMIGOS DE LAS VÍCTIMAS DE GDIM IZIK por parte de  los Familiares y Amigos de las víctimas del Grupo Gdeim Izik.

Los trágicos acontecimientos del 8 de noviembre de 2010 en El Aaiún se saldaron con la muerte de 11 miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad y dos civiles.

La Asociación subrayó y destacó en un comunicado su convicción de que « el derecho a la vida es uno de los derechos humanos más sagrados y el cual les ha sido robado a nuestros once hijos que fueron asesinados a sangre fría cuando cumplían su deber profesional el 8 de noviembre de 2010 en un suburbio de la ciudad de El Aaiún ». También fijó como objetivo definir las víctimas de los acontecimientos de Gdim Izik, entre los elementos de las fuerzas públicas, como “mártires del deber nacional”. Por lo cual, la asociación pretende hacer frente “mediante todos los medios legítimos, a todos los intentos de encubrir el atroz crimen sufrido por nuestros hijos, preservar y honrar la memoria de las víctimas y velar por su rehabilitación mediante la aplicación de la ley contra los criminales”.

 Además de representar  a las familias de las víctimas en diversos foros nacionales e internacionales, hacer escuchar la voz de las verdaderas víctimas y defender los intereses legítimos de las familias de las víctimas figura también entre sus objetivos, precisa el comunicado.

 La Asociación decidió “tomar todas las medidas necesarias para seguir las pautas de este juicio para presentarse como parte civil con el fin de informar al tribunal de los sufrimientos de las familias de las víctimas y presentar sus reivindicaciones legítimas”.

Representar a las familias de las víctimas en diversos foros nacionales e internacionales, hacer escuchar la voz de las verdaderas víctimas y defender los intereses legítimos de las familias de las víctimas figuran también entre sus objetivos.

La Asociación llama “a todos los organismos y personas que creen en la justicia” para que la apoyen y la ayuden, considera que remitir el caso ante el Tribunal de apelación “es una importante oportunidad para poner de relieve nuestro sufrimiento como familiares de las víctimas.

 Según El periodista Said Jedidi: “Hoy estamos y deben estar todos los amantes de la paz y de la justicia ante una oportunidad histórica  para aplicar la justicia en su más sublime sentido y esencia y dar ejemplo al mundo y sobre todo a los detractores de nuestra integridad territorial y de nuestra existencia misma de que la estricta aplicación de la justicia es nuestro objetivo y la equidad y sentido de esta justicia nuestra finalidad”.

 Los 24 implicados procesados por los delitos cometidos en noviembre de 2010 en los sangrientos acontecimientos de Izik de Gdeim fueron condenados con penas menos severas de lo esperado. El tribunal militar de Rabat dio pronunció la madrugada del domingo el veredicto terminando un proceso con un gran estruendo mediático debido a la obstinación de algunos activistas y ONG  de defensa de los derechos humanos de alineados los separatistas del Polisario.

Ocho acusados fueron, de hecho, condenados a cadena perpetua. La misma pena se impuso en ausencia de un noveno acusado actualmente en fuga. Los otros 16 acusados fueron condenados a penas de prisión que van de 2 a 30 años, en el momento en que los observadores y activistas de derechos humanos que seguían el juicio, esperaban el pronunciamiento de penas capitales.

 Los demandados fueron acusados de asesinato de once militares marroquíes y la mutilación de sus cuerpos durante los violentos enfrentamientos entre octubre y noviembre de 2010.

 Los cargos retenidos contra los acusados por “creación de bandas criminales, violencia sobre las fuerzas del orden habiendo causado la muerte con premeditación y la mutilación de cadáveres”, conducía por ley del reino a una sentencia de muerte.

 Pero debido a la sensibilidad de la cuestión del Sahara, cuyo asunto es tratado a alto nivel en las Naciones Unidas (ONU), los jueces a cargo de este caso han optado por penas de cadena perpetua en lugar de la pena capital. Sin embargo, las pruebas (fotografías y vídeos) presentadas en el juicio que comenzó el 1° de febrero, fueron tan convincentes y abrumadoras hasta el punto de no dejar lugar a dudas sobre la culpabilidad de los 24 acusados. Incluso los observadores y activistas de defensa de derechos humanos, que antes del juicio defendían la inocencia de los acusados, fueron vistos en las imágenes probando los atroces los crímenes cometidos.

 A la luz de las horribles macabras escenas los observadores extranjeros, periodistas y activistas de derechos humanos presentes en la Corte, terminaron por admitir que era en realidad se trata de una banda criminal teleguiada desde el exterior y no de activistas que militaban como pretendido, para la independencia del Sáhara Occidental.