Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Ghali-Gate/ »enigmas »: En Logroño y no en Madrid o Barcelona

Por qué?

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

A escondidas, como todo lo ilegal e ilícito, con documentos falsos, como en todo el mundo se sanciona dura y rigurosamente, en Logroño (lejos de los ojos de los “indiscretos”) y para colmo en el mismo avión que había transportado al derrocado presidente argelino Abdelaziz Buteflika, a Suecia.

¡Demasiados indicios de una componenda! ¿A qué ingenuo podría convencer un simple e irracional “por razones humanitarias”?

No obstante, este triste episodio de una “buena” vecindad con mascara y de irremediables acciones premeditadas, creyendo menor y sin vacunar el vecino (victima) debe servir para algo.

Siempre es grato y posible convertir una crisis en una oportunidad, tanto más que la tentativa de dar gato por liebre al vecino y al mundo ha quitado (esta vez sin premeditación) las máscaras a más de uno.

España y con ella todo el mundo debe ver en este clandestino asunto, por un lado, la relación directa e intrínseca entre el mentor argelino y su ejecutor polisarista y desbaratamiento de todos los argumentos y pretextos de Argelia para crear, armar y teledirigir a una ¡milicia contra su vecino marroquí, por otro.

La aventura argelina en España con el jefe de su milicia del Polisario no ha dejado lugar a dudas sobre el carácter y la naturaleza ficticia de las pretensiones del régimen argelino sobre lo que fue-es y seria su Polisario.

El Ghali-gate debe constituir un punto de inflexión en el prefabricado problema del Sahara, porque no hay peor sordo que el que no quiere oír ni peor ciego que el que no quiera ver.

Para España, más exactamente para el presidente de su gobierno no verlo, no saberlo y no reconocerlo, sería peor que un crimen, un… error.

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page