CrónicasEn voz altaFeatured

Ghali-Gate: Los españoles, primeras víctimas

Mucho daño a todos

 

Said Jedidi es escritor y periodista. es Embajador de la paz por el Circulo universal de embajadores de la paz y titular de la Medalla del Mérito Civil española

La principal regla del juego de una buena gobernanza es la transparencia y es justamente, la que brilla por su ausencia en la, cuando menos, errónea transacción del gobierno español (o parte de él) con la presidencia argelina.

Aparte de enigmáticas e inapropiadas “consideraciones humanitarias” ¿Qué saben los españoles del Ghali-Gate? Nada o casi nada, porque algunos medios de comunicación se han atrevido a desvelar (a cuenta gotas) algunos datos de esta “operación Ghali”.

Hasta el médico de la DRS argelina que acompañaba al trásfugo Ghali entro a España, con complicidad de sus autoridades con falsa identidad de un médico fallecido en el 2010.

¡Alucinante! ¿tanto ha aceptado el gobierno español, a cambio de qué?

El embajador director general de Asuntos Políticos en el Ministerio de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y marroquíes en el Extranjero Fouad Yazourh ponía ayer el dedo en la llaga al puntualizar que “España debe explicar primero a su propia opinión pública antes de explicar a Marruecos las condiciones, circunstancias y complicidades que llevaron a la entrada fraudulenta en el territorio español de esta persona con documentos falsificados y una identidad usurpada”.

En efecto, efecto inverso, el carácter fraudulento y delictivo de las “razones humanitarias” españolas han demostrado, entre otras lo que es el Polisario, cómo procede, a quién obedece y quién le encubre y protege a pesar de sus incontables crímenes de lesa humanidad.

Sin embargo, como precisaba Fouad Yazourh «El pueblo español tiene derecho a saber, sobre todo porque las autoridades y la clase política española saben que está siendo perseguido por ciudadanos españoles, en tribunales españoles y por delitos en parte cometidos en España ».

Pero, lamentablemente en vez de hacer esto, ha optado por soltar una jauría de donantes de lecciones que tratan vana y ridículamente de transformar el error del gobierno español en un asunto de “integridad territorial”.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page