CrónicasEn voz altaFeatured

Ghali-Gate: Los quijotescos argumentos de Rodríguez Laya

 

Es el abecedario de la ética, aunque las hay quien lo ignora (o finge ignorarlo): La clandestinidad y la deliberada voluntad de defraudar y de estafar quita toda legitimidad y toda nobleza a “las razones humanitarias”.

Por ello debemos lamentar el estado de cosas y el curso de los acontecimientos entre España y Maruecos, desnudando los peregrinos argumentos de la ministra Rodriguez Laya.

De mal a peor. La ministra española de Exteriores ha optado por la escalada y la desorientación.

 Sus argumentos quedan cortos y en la propia España a pesar del atavismo nacionalista que conduce a confundir entre la velocidad y el tocino, casi todo el mundo acaba de descubrir la incompetencia de su canciller. España merece mejor.

La vana tentativa de “blanquearse”, tratando ociosa e infructuosamente de desplazar el verdadero epicentro de la crisis hispano marroquí comienza a disgustar a no pocos medios en España que ven fehacientemente como la crisis migratoria en Ceuta se ha enfriado, no así la de Ghali-Gate.

Entre España y Marruecos, los sucesivos inquilinos de la Moncloa siempre velaron para que el/la responsable de su política exterior conociera, antes que nada, a su vecino del sur con el cual relaciones estratégicas y estabilidad evitan no pocos quebraderos de cabeza a España y a los españoles.

Arancha Rodríguez Laya es una excepción… una grave excepción. Un precedente, que se debe superar para recuperar la serenidad, ya habitual desde hace tiempo, y, sobre todo la confianza mutua, martirizada por la ministra Laya, cuya actitud a expuesto la estabilidad regional a imprevisiones inflexiones.

Su brote de moro fobia y de convulsión no benefician a nadie, menos aún a España.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page