Cronica desde TindufFeatured

Ghali y “Ghali: “Frente” Impopular

El hombre y su metamorfosis

Aclaro, de antemano que no importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Los tambores de guerra de Brahim Ghali han despertado a más de uno. La gente se pregunta en estos tristes campamentos por el por qué en estos momentos y qué piensa el tutor y padrino argelino.

Semi analfabeto que es y como fue siempre, Ghali ha creado un clima de odio y de parquedad en su entorno al no “confiar” más que en Argelia, hiriendo mortalmente el orgullo y la dignidad saharauis de los que lo son entre sus 40 ladrones.

“Desde hace mucho tiempo Ghali ha dejado de ser saharaui. De argelinizado ha pasado a ser argelino”. Su amigo B.JS sabe lo que dice.

Nadie aquí en estos tristes campamentos ignora que, desde hace meses, Ghali no duerme a causa de la inquietud por la Iniciativa para el cambio.

“Argelia sacia su sed. Argelia sacia su hambre. Argelia cura sus enfermedades y Argelia le mantiene donde está, permitiéndole engrosar sus cuentas bancarias”.

Según B.SJ la imagen de “austero” de Ghali fue un mito. El color y olor del euro y del dólar han transformado totalmente al hijo de un soldado raso de la administración colonial”.

Tras realizar su sueno de ser “presidente”, Desde que  lo es,  no piensa màs que en sus  cuentas bancarias”.

 

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close