Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Ghaligate/Lo que han costado las “razones humanitarias”: ¿Quién y de qué pagó?

La "generosidad" pagada

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Factura muy elevada por la hospitalización del jefe de las milicias argelinas del Polisario, Brahim Ghali en el Hospital San Pedro de Logroño (norte de España).

En total, se desembolsaron algo más de 100.000 euros para esta estancia rodeada de secretismo por el gobierno español, que volvió facilitó su entrada a su suelo bajo una falsa identidad y una falsificada nacionalidad.

Queso gratuito se encuentra solo en ratoneras, reza el refrán ruso.

A estos 100. 000 euros hay que sumar también el coste de evacuación en avión sanitario privado al de ida y vuelta: Desde el comienzo de su quiebra socio-económica Argelia no paga e incluso cobra comisiones de la ayuda humanitaria internacional, destinada a su gulag de Tinduf de la que se ha sustraído el monto para resarcir el costo de “razones humanitarias”.

En Tinduf, no cabe duda, unos (la cupula) nacen con estrella, otros (los secuestrados), estrellados.

Pedro Sánchez y su ministra González Laya deben buscar un instante para imaginar cómo se tratan a los infectados de Coronavirus en los campamentos argelinos de Tinduf. Lo que ilustra elocuente e innegablemente la naturaleza de estos campamentos, de sus jefes, de sus mentores y de su impostura.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page