CrónicasEn voz altaFeatured

Ghaligate sigue sin resolver: !Hagase luz!

Revelaciones a cuenta gotas

 

En España, aunque con opacidad y borrosidad, no pasa día sin que se despejaran algunas zonas de sombra sobre el escándalo de la entrada al país del jefe de la milicia del Polisario con identidad y nacionalidad falsas.

Surrealismo, eso sí, que roza la indecencia y la tergiversación. La Razón revelaba ayer que “el juez asegura que en el marco de la querella presentada por genocidio y torturas por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (Asadedh) y tres víctimas, en febrero y noviembre de 2013 y en marzo de 2017 se solicitó información a la Comisaría Especial del CGPJ, el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional de si tenían conocimiento (como aseguraban los querellantes) de que Ghali “podría encontrarse en esos momentos en España”, en cuyo caso se identificase su domicilio para notificarle la denuncia y citarle a declarar”.

Como si en España Exteriores, Interior y Ejército del aire no lo sabían. El rotativo español precisa al respecto que “la Audiencia ordenó hasta cuatro veces a la Policía averiguar si Ghali tenía residencia en España”.

Difícil de comprender, imposible de creer. Arancha González Laya se ha ido, dejando casi intacta su siniestra violación de las leyes propias y extrañas, como si a alguien, más que ella, no le interesa que se aclare con trasparencia y veracidad, los entresijos de aquél atraco a la legalidad propia e internacional, acogiendo, protegiendo y ayudando a un prófugo a vulnerar a la justicia y al código de emigración de la UE e internacional.

La identidad y el pasaporte falsos del ex chivato franquista fue publicados y en España no había, a excepción de unos jueces, quien ignoraba quién era el paciente del hospital San Pedro de Logroño ni su pasado delictivo ni las gravísimas acusaciones de crímenes contra lesa humanidad contra él en los tribunales de España.

¡Hágase luz!

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page