CrónicasEn voz altaFeatured

Ghaligate/Simulacro de juicio: La España del miedo*

Justicia... injusticia

 

Como, de ninguna manera se podía esperar de una justicia como la de España, terminó como había comenzado, a escondidas y con falsos argumentos (esta vez seudo jurídicos), y con un enigmático jubilo de la legión de prensa, “contratada » para esta ocasión, otro episodio del Ghaligate.

Un avión medicalizado con código ARL915 se ha llevado de madrugada desde el aeropuerto de Pamplona, con destino a Argelia al ex policía territorial de la España franquista con el N° 8. 360, esta vez con nombre falso: Mohamed Benbettouch y nacionalidad falsa.

Sin sorpresa, salvo que esta vez, contrariamente a la llegada del genocida polisarista a escondidas, el gobierno español afirma haber “informado” a su homólogo marroquí.

Además de Marruecos y el derecho internacional, la gran víctima de esta farsa judicial, sin precedentes en la historia de la España “democrática”, ha sido/es justamente la justicia española que, en esta flagrante mascrada, a todas luces, todo «estaba ya preestablecido».

Primero, la mascarada de la comparecencia de un peligroso genocida acusado de graves crímenes de lesa humanidad por videoconferencia era/es anticonstitucional porque el Tribunal Constitucional español, insiste en “el interrogatorio personal y directo de las personas que comparecen, lo que implica la coincidencia temporal y espacial de quien hace la declaración, y de la persona ante quien éste declara”.

Luego, contra verdades como: “que desde que se enteró de la querella se puso a disposición de la justicia”, mientras es todo lo contrario ya fue citado en el 2013 y 2016 entonces sí que estaba enterado Ghali de la querella y eludió presentarse.

Luego… luego, la negativa de investigar la entrada a España con nombre y nacionalidad falsos, de escuchar a las víctimas a evidentes indicios de la aplicación de instrucciones de las autoridades públicas (políticas) que revelaban fehacientemente, antes incluso de la comparecencia del genocida, como lo dejó fuera de toda duda la portavoz del Gobierno español, María Jesús Montero de que el juez no le iba a imputar…

Víctimas y victimarios (el plural): “Una torpeza tremenda” como ha calificado el Ghaligate el presidente del PP, Pablo Iglesias y, eso lo decimos nosotros una vergüenza para España y su justicia.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page